sábado 21 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Dimes y diretes

'Contestaciones, debates, altercaciones, réplicas entre dos o más personas', es la definición con que el Diccionario de la Lengua Española describe el estar en 'dimes y diretes'.

Basta mirar la prensa y nuestro entorno diario para comprobar que esta es una condición propia de nosotros los humanos y que, como todo lo que nos acontece, si lo canalizáramos hacia propósitos nobles, los dimes y diretes deberían servir para construir mejores escenarios y condiciones de vida. Sin embargo, parece ser que somos más propensos a que los dimes y diretes de nuestras vidas conlleven a polarizaciones en las que las partes no ven otra salida que atornillarse en su posición, lo que conduce a que el debate se lleve por senderos de la enemistad y el odio personal.

La revista Poder encabezó su portada de la edición de Marzo con el titular 'Agarrones por Saldar' y pasa a describir las '10 disputas más sonadas del país'. Paso seguido describe los dimes y diretes que hemos tenido con Ecuador, la pelea del Grupo Gilinski con Bancolombia; el odio creciente entre Pastrana y Samper y hasta la pérdida de la amistad entre nuestro Vicepresidente y la ex canciller María Consuelo Araújo. La revista no augura, para cada una de estas disputas, luz al final del camino, lo cual asegura que nunca se verá una portada que resalte los 'diez actos de reconciliación más sonados del país'. Lo cierto es que si esto ocurriera no ameritaría tal despliegue ya que seguramente no tendría atractivo para el lector (¿a qué se deberá esta atracción nuestra hacia la disputa y el conflicto?)

Uno debería tener la seguridad de que encontraría dimes y diretes sanos entre amigos, esposos y esposas o entre organizaciones que compartan un objetivo común. Si consideramos a un gobierno, éste podría debatir todo lo que se quiera a su interior pero frente al ciudadano debería comunicar un objetivo claro. Realmente no fue agradable para los colombianos ver a nuestro Presidente dando explicaciones en Honduras sobre los dimes y diretes del Vicepresidente Santos y su opinión - aparentemente contraria al gobierno- sobre el Plan Colombia y que la Cancillería tuviera que sacar un comunicado desmintiéndolo. Año pre-electoral nos confunde el opinadero, dirán algunos, o se quiso mandar un mensaje subliminal, argumentan otros. Qué vaina que nuestros dimes y diretes tengan tanto ruido y tan poca claridad. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad