sábado 23 de enero de 2021 - 12:00 AM

El tortuoso camino hacia la unidad


Si pudiéramos concéntranos en el premio que hay al final de la meta, “lo mucho por ganar” quizás podríamos ser más compasivos y pacientes.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Carlos Chaverra

La unidad es el camino”: Biden, es el titular de Vanguardia. En su editorial del jueves afirma que “el presidente demócrata recibe un país profundamente dividido, sembrado de mentiras y corrientes conspiradoras en todos los estamentos públicos e instituciones privadas y, confirmando lo que ha dicho desde que aseguró su victoria, en su discurso de posesión lanzó una especie de cruzada personal por la unidad que se volvió, al menos en el comienzo, la bandera y el punto nodal de su gobierno.” “Mucho por reparar, mucho por restaurar, mucho por sanar, mucho por construir y mucho que ganar” nos dice Biden en su discurso de posesión, confirmando que el camino hacia la unidad será largo y tortuoso.

Los enemigos están identificados nos dice el presidente: el virus silencioso que ha arrasado con más vidas en un año que las que se perdieron durante toda la segunda guerra mundial. Un conflicto racial que después de 400 años no termina de sanar acompañado de extremismo político y terrorismo doméstico y finalmente “un llanto de supervivencia que viene del planeta mismo”. La unidad es el remedio, con ella se puede hacer el tránsito de la rabia, odio, resentimiento, extremismo, violencia, enfermedad y desesperanza hacia hacer grandes cosas, cosas importantes, corregir nuestros errores, poner a nuestra gente en buenos empleos, educar a nuestros hijos en buenas escuelas, superar el virus mortal. “Sé que hablar de unidad puede sonar como una tonta fantasía, sé que las fuerzas que nos dividen son profundas y reales, pero también sé que no son nuevas” nos dice el presidente. “Si tan solo pudiéramos ponernos en los zapatos del otro por un solo momento. Porque hay una cosa cierta de la vida nadie sabe lo que la vida le traerá; habrá días que necesitamos una mano y otros en los cuales debemos ofrecerla, así debemos ser los unos con los otros”. Difícil esto de la unidad, tortuoso el camino para llegar a algo que todos quisiéramos. Si pudiéramos concéntranos en el premio que hay al final de la meta, “lo mucho por ganar” quizás podríamos ser más compasivos y pacientes. Si pudiéramos rescatar el valor de palabras como libertad, dignidad, respeto y honor sin duda el camino sería más llevadero.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad