sábado 06 de marzo de 2010 - 10:00 AM

Fiesta del Café

'No a los impuestos sin representación' era la consigna de las colonias británicas- hoy conformadas por los estados del nor-este americano- en el periodo 1763-1766. En aquella época Londres decidió imponer impuestos a la importación de té que llegaba a Boston, lo cual para los ávidos consumidores que habían adoptado esta costumbre inglesa constituía no solo un sobrecosto sino un acto injusto, toda vez que a los habitantes de la colonia  no los consideraban ciudadanos británicos y por lo tanto estaban pagando impuestos sobre los cuales no tenían derecho alguno. Se generó una protesta civil que llego a conocerse como el Boston Tea Party (Fiesta del Te).

Hoy en Estados Unidos han surgido movimientos que protestan  por las medidas de estímulo tributario  así como los paquetes de ayuda fiscal del gobierno federal hacia los bancos. Han adoptado el nombre de la 'Fiesta del Te' alegando, como sus coterráneos de 1766, que no sienten que esos impuestos los representen.  Aunque conservadores y populistas los movimientos han surgido de manera espontanea y han cogido tracción ayudados igualmente por redes sociales como facebook y twitter entre otros. Ya los partidos tradicionales y en especial los republicanos han empezado a cortejarlos conocedores de su potencial electoral. Algunos de estos grupos han evolucionado  demandando de sus congresistas y del gobierno eficiencia en su gestión más allá de temas fiscales.  Aunque en un ambiente de polarización no falta el oportunismo político y brotes de odio e intemperancia las 'fiestas del té' han servido como  veedurías ciudadanas que exigen cuentas a sus elegidos en cargos de representación pública. En nuestra país hemos avanzado en temas de veeduría pero qué bueno que tuviéramos no fiestas del te pero si de algo mas fuertecito como nuestro café alrededor de temas como por ejemplo la movilidad. No sé cuanto se hubieran podido beneficiar los bogotanos en su reciente paro si hubieran tenido interlocutores fuertes que reflejaran la posición del ciudadano en ese conflicto. Ni qué decir de otros temas como las regalías,  concesiones y por supuesto programas de gobierno. Por ahora tomémonos en cafecito con amigos y repasemos que ofrecen los candidatos y luego hagamos 'fiestas de café' donde de manera civilizada pidamos cuentas. De tal forma haremos que nuestro voto no se pierda en fiestas de otro tipo y nuestros congresistas y gobernantes  no olviden a quien representan.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad