sábado 27 de junio de 2009 - 10:00 AM

Gravitas

Hace un buen tiempo tuve la oportunidad de visitar una universidad inglesa. Recuerdo que al disponernos a parquear frente a uno de los edificios de la facultad de finanzas apareció una persona vestida con uniforme sobrio que portaba en la solapa de su chaqueta el emblema de la universidad.

Con palabras gentiles pero firmes nos daba instrucciones acerca de dónde ubicarnos y nos daba detalles de cómo llegar a las aulas de estudio. Saltaba a la vista su porte, la dignidad con que lucía su uniforme, la forma cálida pero respetuosa como se dirigía al grupo de visitantes y el orgullo con que hablaba de su universidad. Sin duda este hombre gozaba lo que hacía. Como me llamó la atención su sentido de servicio y lo que algunos llaman 'aura' indagué qué cargo ocupaba. Resultó ser uno de los porteros de la universidad encargado de mantener los parqueaderos en orden y dar instrucciones a estudiantes extraviados y todo aquel que lo necesitara.

Me quedó grabado el personaje y pensé que me gustaría tener lo que él reflejaba: un sentido de pertenencia y de dignidad que hacía que un modesto trabajo apareciera como el más importante y que mostraba con su comportamiento que el centro del mundo no era él sino la universidad que representaba. Por eso ante propios y extraños tenía siempre una actitud que honraba a las institución que servía. Su cargo y él siempre serían virtuosos.

Este empleado tenía una virtud que los romanos llamaban 'gravitas': Un sentido de la importancia de un asunto, responsabilidad, seriedad y determinación. Gravitas era una de las virtudes de la antigua Roma estimadas como fundamentales para todo ciudadano.

Esta semana se trató de revivir dentro de la reforma política la inmunidad parlamentaria; figura usada en otros países y que antes de la reforma del 91 existía en Colombia. Bien entendida se busca con la medida proteger al parlamentario de gobernantes o persecuciones injustas. Es decir, de alguna forma, supone que el oficio parlamentario requiere 'gravitas' y que es ésta una virtud que merece protección mediante un mecanismo como la inmunidad. Por las críticas desatadas en contra de la propuesta parece ser que estamos graves en materia de 'gravitas'. Los ciudadanos consideramos que ante la ausencia de esta virtud nuestros congresistas no se han ganado este derecho. Lástima por ellos pero más lástima por nosotros, sus representados.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad