sábado 25 de septiembre de 2021 - 12:00 AM

Historia de tigres

Quizás el tigre es el animal que me gustaría ser, alguien como Falcao, una tortuga con el poder invisible del león y la astucia, convertida en sabiduría del zorro.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Carlos Chaverra

Fracasó porque era una tortuga en un mundo de leones y zorros” fue la afirmación que captó mi atención. El artículo narraba las dificultades que había tenido la primera ministra británica de ese momento, Teresa May, para que el Parlamento le aprobara su fórmula de retiro de la Comunidad Económica Europea. Al famoso Brexit le llegaba su hora de cumplir y la Primera Ministra planteaba un retiro negociado. Para ello necesitaba la aprobación del Parlamento donde su bancada, el Partido Conservador, era mayoritario. Sin embargo, encontró que sus mismos compañeros le “hicieron el cajón”, lo que derivó en su renuncia.

La frase de la tortuga provino de un analista político. Explicaba que en un mundo polarizado los leones, que representan el poder y los zorros, que representan la astucia, llevan las de ganar. May se caracterizaba por ser tortuga, la perseverante de duro caparazón que, a punto de tesón y paciencia, paso por paso, lograba sus objetivos. “El problema de la tortuga” mencionaba el analista, “es que si no es lo suficiente hábil o sagaz, la voltean sobre su caparazón y pierde todas sus virtudes”. Me dejó pensando el comentario, ya que el mundo de hoy, inmediatista y de “fake news”, es un poco injusto con las tortugas, que por lo general son los que hacen el duro trabajo anónimo y que por lo general le huyen al protagonismo. La tortuga se queda atrapada en el falso paradigma de que ser manso es ser menso y que la humildad refleja debilidad.

Reflexionando acerca de a qué animal me parezco, leo la noticia del tigre Falcao y su llegada al modesto Rayo Vallecano de España. “Sin embargo, en su intención de mantenerse en competencia y buscar la posibilidad de jugar una nueva Copa del Mundo, tras haber ido a Rusia 2018, Falcao se redujo el salario”. Nos dice la crónica del diario El Tiempo.

Me gustó esto de que el Tigre tenga en su mira un propósito que va más allá de sí mismo y que para llevarlo a cabo este dispuesto a renunciar a su “status” del pasado. Quizás el tigre es el animal que me gustaría ser, alguien como Falcao, una tortuga con el poder invisible del león y la astucia, convertida en sabiduría del zorro.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad