sábado 14 de marzo de 2009 - 10:00 AM

¿Valjean o Javert?

Jean Valjean luego de estar en prisión 19 años, ha sido acogido por Monseñor Myriel en su residencia. Sus viejos demonios le juegan una mala pasada y decide pagarle a su protector robándole doce candelabros de plata y media docena de cubiertos. Valjean es arrestado y llevado ante Monseñor. La sentencia es inexorable -piensa Valjean- pasaré el resto de mi vida en prisión.

Sin embargo, sucede lo impensable: 'Mi querido Sr Valjean', dice ante un esposado prisionero llevado por la guardia que espera para llevarlo a su celda, 'me parece que usted olvidó incluir en el regalo de piezas de plata que yo le había dado esta otra pieza, menos mal ha regresado por ella'. Al ver la magnanimidad y gracia del Monseñor, Valjean cambió su corazón para siempre y se propuso de ahí en adelante hacer el bien.

Javert, el detective, no cree que un hombre pueda redimirse de su pasado y pasa su vida persiguiendo a Valjean, que ante esta persecución ha tenido que proseguir su vida protegido bajo seudónimo y cambiando constantemente de localización. Son épocas de la revolución francesa y por circunstancias de la vida, Javert se encuentra en peligro de muerte y es Valjean, su perseguido, el que lo salva. El momento cumbre llega cuando Valjean está dispuesto a entregarse a Javert a cambio de que dejen libre a su amigo, Marius, que ha sido herido en las refriegas de la revolución. El sacrificio de Valjean pone a Javert ante el dilema: ¿ley o gracia?, ¿perdón o condenación? Javert, ante esta encrucijada imposible de resolver para él, decide quitarse la vida.

Es Víctor Hugo, en su obra Los Miserables, el que transporta al lector no solo a recrear la revolución francesa, sino a examinar los dilemas de nuestro corazón. La reacción de Valjean y Javert ante un acto de benevolencia, sacrificio y gracia, fue totalmente distinta y ello marcó sus vidas.

Se habla del post-conflicto en Colombia y ya ejemplos como los de Karina y Ovidio Saldaña, nombrados Gestores de Paz o la Ley de Justicia y Paz, nos acercan a ese momento en el cual deberemos tomar posiciones claras en cuanto al perdón y la reconciliación. Impunidad dirán algunos, injusticia, clamaran otros o, ¿para qué?, si la derrota del enemigo es inminente. Lo cierto es que allí llegaremos: ¿Valjean o Javert? ¿Gracia o ley?

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad