sábado 27 de febrero de 2010 - 10:00 AM

Jóvenes aún…

'¡Deteneos soldados! Desde lo alto de estas pirámides cuarenta siglos de historia os contemplan'. Es el año 1789 y 21,000 hombres comandados por Napoleón Bonaparte se disponen a enfrentar a 40,000 mamelucos egipcios. Era ésta una batalla clave para Napoleón en su gesta expansionista y, sintiendo el peso de la historia reflejada en las famosas pirámides, recordó a sus soldados lo antiguo del enemigo que enfrentaba y por ende la solemnidad del histórico evento.

Ante este panorama de tiempo nuestro bicentenario luce corto y podríamos decir que frente a este y otros eventos de la historia aun somos párvulos y todavía tenemos que pasar por varios tamices para ir encontrando el sentido de nuestra identidad como cultura y país. Esto me lo recordaba un amigo italiano cuando le contaba con algo de desesperanza la larga etapa de violencia de nuestra Colombia. Con una sonrisa me decía: aun son muy jóvenes; como diciéndome que su Italia había pasado por largos años de monarquías, invasiones, extremas de derecha e izquierda, guerras mundiales, y demás y que todo esto les había permitido madurar como nación y lograr hoy alguna forma de civilidad. Flaco consuelo pensé pero algo de razón tiene: los países y culturas tienen que pasar por sus 'etapas' de niñez, pubertad, adolescencia y ganarse el derecho de ser adultos y sobre todo actuar como tales. Aunque como está el mundo con sus radicalismos, egos, y polarizaciones parece que tuviéramos regresiones hacia la niñez. El Grupo de Río, el mecanismo regional de diálogo más importante de los países latinoamericanos, tuvo esta semana en Méjico su cumbre, cuyo eje central era la futura creación de un bloque regional que agrupe a América Latina y el Caribe. Se destacaron mas los encontronazos de los mandatarios de Colombia y Venezuela que algunos calificaron de poco 'presidenciable' pero se avanzó en las relaciones bilaterales con Ecuador y se dieron pasos en aquello de la 'identidad latinoamericana' no sin las consabidas referencias al imperio y a la necesidad manifiesta por algunos de alejarnos de su influencia.

¿A pesar de los ruidos, fue la reunión del grupo de Rio un avance hacia la madurez? Puede ser. Ojalá no estemos en el futuro recordando pirámides y preparándonos para la guerra. Si pudiéramos aprender de la historia y ahorrar algunas etapas nefastas de violencia haríamos un gran favor a las futuras generaciones.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad