sábado 24 de agosto de 2019 - 12:00 AM

La segunda casa

Nuestra segunda casa es la empresa que no es únicamente un vehículo para sostener la primera casa si no que nos dignifica y contribuye a dar propósito.
Image
Columna de
Carlos Chaverra

Howard Shultz el fundador de Starbucks tuvo la visión de que sus cafés fueran apreciados por sus clientes como una “tercera casa”. Nuestra primera casa, argumenta, es nuestra familia. Es allí donde nacemos, crecemos y formamos vínculos que duraran toda la vida. Nuestra segunda casa es la empresa, que no es únicamente un vehículo para sostener la primera casa si no que nos dignifica y contribuye a dar propósito. La tercera casa, en épocas antiguas eran los cafés, un lugar de encuentro donde se tejían historias y sueños.

“Los americanos merecemos una economía que permita que cada persona tenga éxito a través del trabajo y la creatividad, así como liderar una vida de significado y dignidad. Creemos que el sistema de libre mercado es la mejor manera de generar buenos empleos, una economía fuerte y sostenible, innovación y un medio ambiente sano y oportunidades económicas para todos”. Este es el encabezado del “Propósito de la Corporación”, donde esta semana cerca de 162 empresas americanos agrupadas en el Business Roundtable reconocieron que el propósito de la empresa va más allá de la generación de utilidades para sus accionistas- que fue la premisa de muchos años- sino, además, que deben acometer generar valor a sus clientes, invertir en los empleados no solo con un salario justo, sino con un trato digno y de respeto. Además, la empresa debe ser justa y ética con los proveedores sirviendo como buenos socios. Contribuir a las comunidades en que operan, respetando a sus habitantes y protegiendo el medio ambiente mediante la adopción de prácticas sostenibles y por supuesto generar valor de largo plazo para los accionistas que permita a la compañía crecer e innovar siempre teniendo en cuenta la transparencia y buenas prácticas.

¿Porque tanto comentario en medios especializados sobre esta proclama? Porque es la voz de las empresas representativas del capitalismo y un llamado sentido de los clientes y la comunidad. Si no nos cuidamos mutuamente iremos minando los cimientos de nuestra segunda casa y pronto el paisaje será de tierra desolada y tugurios. ¿Un saludo a la bandera? Basta con mirar ejemplos como el grupo Bolívar y Bancolombia que desde hace un buen tiempo adoptaron estos preceptos. Un buen llamado para ejercer el liderazgo responsable.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad