sábado 27 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Más que utilidades

Como la chocolatina Jet, la empresa es más que un producto. Refleja una cultura y una forma de hacer sus productos que han adquirido un profundo arraigo en sus clientes.
Image
Columna de
Carlos Chaverra

En Bogotá las llamábamos monas o láminas. Recuerdo que en un momento se hicieron famosos en los mundiales de futbol. El que no tuviera su álbum Panini del mundial estaba “out” nos decían. Esto se convirtió en su momento en una exigencia de los hijos y reto familiar el “llenar” el álbum y por lo tanto participábamos con ahínco en los famosos mercados secundarios de intercambio de láminas que se generaban en las calles, barrios y colegios. Existía una dinámica muy particular en donde se fijaban precios de intercambio que llevaba a que la lámina de un jugador adquiriera precios desproporcionados que se pagaban sin pena en el afán de ser el primero en llenar el álbum.

Hace 59 años se lanzó el primer álbum Jet que no se compraba en un sobrecito, sino que venía pegado a la famosa chocolatina Jet. Las láminas, con temáticas distintas, le ponía un “sabor” adicional a la barrita. Hasta hoy se han entregado más de 24 millones de álbumes y más de 10.000 millones de láminas; “las suficientes para darle la vuelta y media a la línea de Ecuador”, nos dice en su página web.

En estos días se anunció una oferta de compra por el grupo Nutresa productora de las chocolatinas Jet y otras marcas emblemáticas. La conversación ha girado sobre el cambio de propietarios, el valor del precio de compra, la prima sobre su precio actual y la rentabilidad que los accionistas actuales obtendrían de aceptar la oferta. Como la chocolatina Jet, la empresa es más que un producto. Refleja una cultura y una forma de hacer sus productos que han adquirido un profundo arraigo en sus clientes. En el 2019 fue reconocida como la compañía de alimentos más sostenible del mundo, según el índice de sostenibilidad Global Dow Jones. El desarrollo sostenible es el marco de gestión del grupo Nutresa y en ese sentido está comprometido a contribuir al desarrollo de un modelo económico que vaya de la mano con el desarrollo social, que genere beneficios para todos los grupos relacionados y esté en equilibrio con el medioambiente. “Nuestra visión de futuro está enfocada en generar progreso y desarrollo para todos”. Al final un propósito noble sostiene resultados de excelencia. Un reto que deberá continuar su nuevo dueño.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad