sábado 18 de abril de 2020 - 12:00 AM

Nuestro mejor momento

muchas veces nuestros ‘mejores momentos’ son aquellos que surgen de las cenizas... de aquellos instantes que sentimos que las cartas que tenemos son partidas perdidas...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Carlos Chaverra

A cada uno de nosotros nos llega en nuestra vida un momento especial en donde figurativamente nos dan una palmadita en el hombro y se nos ofrece la oportunidad de hacer algo muy especial, único, hecho a la medida de nuestros talentos. Qué tragedia sería que ese instante nos encuentre sin preparación o incompetentes para aquello que hubiera podido ser nuestro mejor momento”. Reflexiono sobre estas frases del primer ministro inglés Winston Churchill, considerado un destacado protagonista de la Segunda Guerra Mundial y conocido por su firme negativa a aceptar la derrota, la rendición o un acuerdo de paz con la Alemania nazi.

Churchill ayudó a inspirar la resistencia británica, en especial durante los difíciles primeros años de la guerra, cuando el Reino Unido se quedó solo en su firme oposición y en la guerra contra Hitler. Se destacó por sus discursos y programas de radio que ayudaron a inspirar al pueblo británico, al que lideró como Primer Ministro hasta que fue segura la victoria de los Aliados.

Reflexiono, porque muchas veces nuestros “mejores momentos” son aquellos que surgen de las cenizas de las crisis, de aquellos instantes en que sentimos que las cartas que tenemos no son más que partidas perdidas. “Puedes quedarte a ver como la piedra se hunde en el fondo del lago o mirar más bien las oportunidades del efecto dominó que producen los círculos concéntricos de su impacto sobre el agua”, me decía alguien. Y sí, llegó uno de esos momentos en que se nos da la palmadita en el hombro, que nos sacude y nos cuestiona sobre nuestro papel en el aquí y ahora. El cínico nos susurrará al oído que somos víctimas y nos hará creer que habrá sosiego en señalar desde la tribuna como los que hacen lo hacen mal o con doble intención. El escéptico nos paralizará diciéndonos que no tenemos talento alguno, que el que teníamos nos lo robaron las circunstancias, que no tenemos nada para dar. Pero en esta coyuntura acallemos esas voces y más bien apuntémosle a otra frase de Churchill: “Por lo tanto preparémonos para ejercer nuestros deberes, sobrellevar la carga, de manera tal que si el imperio británico dura mil años las generaciones puedan decir... fueron sus mejores momentos”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad