sábado 02 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Nuevos vientos

El capitalismo está a punto de destruir el planeta, desestabilizando a la sociedad mientras que los frutos de la riqueza se estrellan con una gran brecha de inequidad.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Carlos Chaverra

Estoy convencida que tenemos un arma secreta. Aprendí que tener la estrategia adecuada era importante y que rediseñar la organización también es crítico. Pero aprendí que estas eran condiciones necesarias, pero no suficientes. Las organizaciones que prevalecen son aquellas que tienen una razón para hacerlo: son aquellas que tienen un propósito que va más allá de maximizar sus utilidades. Las personas que piensan que su trabajo tiene un significado que va más allá de ellos mismos pueden obtener logros increíbles y tenemos la oportunidad de movilizar un propósito compartido a una escala global”, es la reflexión que nos hace Rebecca Hendersson Phd, Profesora de estrategia de la Escuela de Negocios de Harvard en su reciente libro, “Reimagining Capitalism in a World on Fire”, Hachett Group, 2020.

Algunos afirman que el capitalismo de mercado es la fuente de la más grande prosperidad que el mundo haya visto. Pero este éxito ha sido costoso. El capitalismo está a punto de destruir el planeta, desestabilizando a la sociedad mientras que los frutos de la riqueza se estrellan con una gran brecha de inequidad. La pandemia nos ha recordado nuestra fragilidad, pero igual despierta la recursividad y la innovación que han sido el combustible del capitalismo.

Pero dichas acciones deben estar acompañados de un liderazgo responsable que trascienda al individuo como protagonista. Que se afianza en la búsqueda de un propósito de empresa que apunte a una definición de bienestar más incluyente y trascienda el énfasis hacia solo el logro de metas financieras. “En un mundo integrado el negocio del negocio ya no es solo hacer negocio. Hoy todo es personal, el negocio del negocio es por tanto sociedad. La misión y el margen, la utilidad y los principios, éxito y significado están ahora inexorablemente ligados. En un mundo fusionado, cómo nos comportamos, cómo operamos, cómo gobernamos y cómo nos relacionamos con las personas y las comunidades importa más que nunca. De aquí en adelante las empresas competirán con la generación de confianza, responsabilidad y creando y manteniendo profundas relaciones con sus grupos de interés afianzados en valores y verdades compartidas”, nos dice el experto Dov Siedman en un reciente artículo de la Revista Fortune. Un interesante reto para los tiempos de hoy.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad