sábado 10 de octubre de 2009 - 10:00 AM

O Mais Grande…

En 1974 se produjo la noticia: Colombia era elegida como sede del mundial de fútbol de 1986. Se cumplía el sueño de Alfonso Senior, un dirigente del fútbol colombiano, que había logrado llegar a ser miembro del comité ejecutivo de la FIFA y que logró convencer a los miembros del comité de selección que Colombia tenía los arrestos suficientes como para organizar un certamen de estas magnitudes. Desafortunadamente 'nos bajaron del bus del mundial' y en 1982 nos quitaron la sede otorgándosela a Méjico. Nos perdimos entonces el célebre gol de la 'mano de Dios' de Maradona con la que la que selección Argentina eliminó a los ingleses y la superfinal Argentina-Alemania en la que los gauchos derrotaron a los teutones 3-2.

Pero la verdad perdimos más que eso. La FIFA acusó a nuestro país de dejar para última hora las obras necesarias. Nosotros nos defendimos alegando una conspiración de intereses comerciales y políticos que llevó al presidente Belisario Betancourt a declarar que no estaba dispuesto a realizar un mundial para servir los intereses de la FIFA por encima de los de Colombia. La verdad no quedamos muy bien parados y con razón o sin ella nos quedó grande la tarea. ¿Cómo hubiera sido eso? ¿Cuántas obras se hubieran podido hacer? ¿Qué habría significado para la salud y estima de los colombianos? El estadio Maracaná es según los brasileros 'o mais grande do mundo'. Albergará a los atletas olímpicos al ser designada Río de Janeiro como sede de estos juegos para el 2016. Nuestros vecinos cariocas han acuñado el 'o mais grande' para todo lo que hacen y en este esfuerzo para ganarse la sede ante contendores como Chicago, Madrid, Tokio, primó; aparte de unas condiciones de infraestructura; el que el gobierno y los ciudadanos abordaran la candidatura convencidos que eran efectivamente eso: los 'mais grandes'.

No sé si lo ocurrido en Colombia en el 86 haya sido el oso 'mais grande' como es dejar perder algo que todos los países quisieran tener o si definitivamente no estaban dadas las condiciones. Lo cierto es que para los países ser sede de un evento mundial, ya sea de fútbol o en este caso los olímpicos, revela no solo una realidad económica sino también una idiosincrasia de un pueblo algo en su corazón que con orgullo les dice que aspiran a ser 'mais grandes'. ¿Llegará nuestro momento?

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad