sábado 07 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Prejuicio pando

Se cumple el primer aniversario del triunfo histórico del primer presidente afroamericano, Barack Obama. La pesada carga de dos guerras (Irak y Afganistán), una recesión económica y su lucha por cambiar el sistema de salud pública en su país, han hecho mella en sus porcentajes de popularidad y aceptación aunque para muchos sigue siendo la esperanza de cambio y renovación que prometió en su campaña.

Paradójicamente, ahora lleva también un Premio Nobel de Paz a cuestas y para algunos queda debiendo las gestas por las cuales se lo otorgaron. Para muchos su elección sigue siendo un símbolo de que la humanidad puede ir superando sus prejuicios. En un reciente foro de liderazgo en la Universidad de los Andes, Jim Clifton, Presidente Mundial de la Gallup, la conocida empresa de encuestas, comentaba que se podía decir mucho a cerca de una civilización sobre la base de conocer a las personas que admira. Dentro de esta admiración tienen juego los prejuicios que cada individuo tenga. Todos tenemos prejuicios y éstos marcan nuestras preferencias y forma de actuar. Comentaba el señor Clifton que en las elecciones americanas países de oriente y asiáticos vislumbraban un triunfo de McCain porque no creían que la sociedad estadounidense pudiera superar su prejuicio racial. Gallup realizó una serie de encuestas para medir el impacto que tenía la raza en el electorado y encontró que ésta era superada por otro tipo de prejuicio: la gente no votaría por una mujer para ser Presidente. Aún más sorprendente, encontraron que los prejuicios de raza o de género no eran los más arraigados: El americano tiene un gran prejuicio frente a las personas de la tercera edad. McCain (que está dentro de esta franja de población), encontró ahí su talón de Aquiles.

Todos tenemos prejuicios, lo importante es que los mantengamos pandos, que no les dejemos coger profundidad  o de lo contrario las sociedades no serán productivas, comentaba el expositor, al explicarnos cómo sus propios prejuicios habían sido superados ante la fuerza de un mundo cambiante y cada vez más integrado.

Me pregunto ¿qué pasaría si hicieran esta encuesta en Colombia? ¿Cuál es el prejuicio más arraigado? ¿Clase social, raza, género, edad? Lo que asusta es que éstos tengan una profundidad tal que quedemos como sociedad condenados a la eterna amargura y que llegue un día en que sea la ley del talión la que nos gobierne.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad