sábado 14 de mayo de 2022 - 12:00 AM

Prueba de esfuerzo

Image
Columna de
Carlos Chaverra

Recuerdo la primera vez que me sometí a una prueba de esfuerzo. Eso de estar corriendo sobre un caminador al que se le va regulando la velocidad con un poco de electrodos colgados del cuerpo no es precisamente un monumento a la estética. Quizás lo que causa mas angustia es cuando se le va aumentando la velocidad y empieza la lucha del orgullo de no dejarse derrotar y el pobre corazón que esta sometido a un esfuerzo cada vez mas exigente. Por fortuna la enfermera va monitoreando y sabe cuando nuestra resistencia ha llegado al máximo.

Por estos días, y más en esta época electoral, nuestra democracia y constitución son sometidas a exigentes pruebas de esfuerzo. En el ordenamiento jurídico colombiano aún está vigente, y con “presunción de constitucionalidad”, una norma que le permite a la Procuraduría aplicar medidas cautelares e imponer sanciones disciplinarias sobre funcionarios elegidos por voto popular. Bajo esa tesis –ratificada en la Ley 2094 de 2021– es que el Ministerio Público ordenó la suspensión de tres meses, prorrogable por un periodo igual, a los alcaldes de Medellín e Ibagué por su presunta participación indebida en política electoral. Esta tesis no es aceptada por algunos con el argumento que esto no debería regir para funcionarios de elección popular y que solo un juez podría tomar tal medida. Esta aquí iríamos a una velocidad controlada en nuestra prueba de esfuerzo. El sistema de pesos y contrapesos propio de nuestra democracia debería permitir que los debates alrededor de interpretaciones de normas tengan una salida sin fundir el sistema. Sin embargo, estamos hablando hoy de golpes de estado, persecución política, no obstante, los dos alcaldes fueron sancionados por su aparente apoyo a candidatos de distintas vertientes políticas. Además, se alega que no se ha cumplido un debido proceso.

Juan Camilo Restrepo Gómez, nombrado alcalde encargado, ante los ataques verbales del suspendido mandatario, que lo llamó “fantoche” y representante de la GEA, respondió con un mensaje en el que dejó claro que viene a “unir a la ciudad” y a “resolver problemas”; aseveración que muchos no creen. Discusiones que nos alejan del terreno de los argumentos y nos acerca al campo del insulto y la victimización, velocidad que ningún corazón sano puede aguantar.

cchaverra@unab.edu.co

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad