sábado 14 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Resiliencia

Gracias Nairo por enseñarnos resiliencia. Esto de no bajar los bra-zos a pesar de la adversidad lo necesi-tamos todos...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Carlos Chaverra

El diccionario de la Real Academia Española define resiliencia como: “la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos. Capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había sido sometido”. Otra definición que me gustó define la resiliencia como la “la capacidad que tiene una persona o un grupo de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro. En ocasiones, las circunstancias difíciles o los traumas permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que el individuo desconocía hasta el momento.”

“Seguir proyectando el futuro” es quizás la lección que nos ha dejado Nairo Quintana en su periplo por la Vuelta de España. Un día lo vemos acabado y al otro nos sorprende con victorias impredecibles siempre manteniendo un espíritu combativo, “toca también pedalear con el corazón” nos dice, y quizás esa es de por sí una gran definición de resiliencia. Entre otras un “mea culpa” de ingrato seguidor que fácilmente descarta las virtudes de la resiliencia cuando no se dan los “triunfos”.

Parte del encanto del ciclismo es que es un deporte de equipo por excelencia. Todos le trabajan a un líder y unen sus diversos talentos en pos de que la cabeza de grupo obtenga la victoria. Cada etapa es cuidadosamente planeada y se sabe que parte del equipo le tocará “sacrificarse” para llevar a su líder a buen puerto. Es raro que el líder de equipo se comporte como “prima dona”. De ahí la ausencia de “Neymares” y “Maradonas” (quizás una excepción a la regla fue Lance Armstrong, el despojado por doping ganador de 7 tours de Francia) y, es más, cuando el líder por condiciones de carrera debe ceder su condición a otro corredor de su equipo con mayores posibilidades de ganar asume su nueva posición de coequipero con humildad, tal como le sucedió a nuestro campeón Egan Bernal, que esperamos continúe en el camino de ser un líder apacible y humilde que debe caracterizar al resiliente. Gracias Nairo por enseñarnos resiliencia. Esto de no bajar los brazos a pesar de la adversidad lo necesitamos todos, solo así proyectaremos prósperos futuros.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad