sábado 22 de junio de 2019 - 12:00 AM

¿Será que sí?

Aunque nos asalte la sombra del escepticismo, por lo menos deberíamos creerlo; al parecer somos más honestos de lo que nos imaginamos.
Image
Columna de
Carlos Chaverra

Los resultados, publicados en la revista ‘Science’, desvelan que existe un patrón universal de honestidad: la gente devolvió más las billeteras que llevaban dinero que las que no en 38 de los 40 países. La media exacta fue de un 51% de devoluciones para las primeras frente a un 40% de las que iban vacías. Por problemas de logística, los autores del estudio respondían al correo del receptor dándole las gracias y diciéndole, como supuestos dueños, que ya no estaban en la ciudad, así que podía quedarse con el dinero sin problema o donarlo. El resultado contradice los modelos clásicos económicos que destacan el propio interés sobre el de los demás.” Así describe el artículo aparecido en el periódico ‘El País’ de España una conclusión de un estudio en donde dejaban en distintos sitios billeteras “perdidas” e investigaban qué hacía la gente que las encontraba (“Miles de carteras perdidas desvelan un patrón universal de honestidad: Un experimento social muestra que cuanto más dinero lleva una billetera más probable es que sea devuelta a su dueño” junio 20, 2019).

Dado que el experimento se hizo en cerca de 40 países y 17.000 veces pensaría que hay cierto lugar al optimismo como para aseverar que existe” un patrón universal de honestidad”. Además el artículo menciona que los porcentajes de devolución subían en la medida en que la billetera perdida tuviera más dinero. Quisiera saber que opinan mis alumnos sobre esto. Alguna vez comentábamos un experimento similar que hizo la marca de té “Honest Tea” en donde en diferentes ciudades americanas ponían un mostrador de té en donde no habían empleados y se ponía simplemente un cajón donde la gente pagaba lo que se llevaba. Sorpresivamente encontraron que el porcentaje de robos era mínimo.

“¿Qué pasaría si este mismo experimento se hiciera en ciudades colombianas?” Les preguntaba a mis estudiantes y siempre venía una respuesta llena de escepticismo, burla y duda. Una respuesta que no es sana tener en gente joven y que a nosotros los viejos nos causa cierta angustia en el corazón. Pero ¿será que sí? ¿Tendremos ese patrón de identidad hacia la honestidad? Aunque nos asalte la sombra del escepticismo, por lo menos deberíamos creerlo; al parecer somos más honestos de lo que nos imaginamos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad