sábado 11 de julio de 2020 - 12:00 AM

¿Sunderland o Huesca?

Me pregunto si con esta crisis vamos a quedar como el Sunderland o el Huesca aspirando a ascender o con el temor de caer a una división inferior....
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Carlos Chaverra

El Sunderland Association Football Club es un club de fútbol profesional inglés, fundado el 17 de octubre de 1879 en la ciudad de Sunderland al noreste de Inglaterra y juega en la English Football League One (la tercera categoría del sistema de ligas de fútbol de Inglaterra). La Sociedad Deportiva Huesca es un club de fútbol español de la ciudad de Huesca, en Aragón. Fue fundado en 1960 y compite en la Segunda División de España.

¿Qué tienen en común? Que recientemente fueron objeto de documentales en los canales de Netflix y Amazon Prime. Sin duda historias de grandes triunfos ameritarían un documental de varios episodios pensaría uno, pero no es así. En el caso del Sunderland narra los esfuerzos del equipo inglés de subir a primera de división luego de haber sufrido la tragedia del descenso. Al final de la temporada el equipo no solo no logra ascender, sino que cae a tercera categoría. Mientras que el Huesca inicia en los gloriosos subiendo de segunda a primera división y termina la serie descendido a segunda categoría de nuevo.

No son historias de superación ni éxitos, pero tienen varios atractivos. Los clubes son parte integral de ciudades modestas pero trabajadoras y cuentan con fervorosos y fieles hinchas. No cuentan con estrellas, pero todos anhelan contribuir al logro de objetivos. No hay escándalos ni visos de dramas y señalamientos como en los “realities”. Ahí están todos los protagonistas haciéndole y tratando de acertar. Los episodios están cargados de ilusiones y desilusiones, pero nunca de apatía o negligencia. Al final la tristeza de la derrota, pero el deseo de arremangarse para la próxima temporada.

Me pregunto si con esta crisis vamos a quedar como el Sunderland o el Huesca aspirando a ascender o con el temor de caer a una división inferior. Si nos conformaremos con ser equipos de media tabla o repitiendo conductas y errores del pasado y no capitalizando las enseñanzas que toda derrota trae. Me gustaría conservar la fidelidad de la hinchada que al final se mantiene fiel porque se ha sudado con integridad la camiseta. No perder el anhelo del triunfo sin renunciar a los principios sería clave. ¿Y por qué no pensar que podemos convertirnos en el próximo Liverpool?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad