sábado 20 de julio de 2019 - 12:00 AM

Una visión trascendente

¿cuál puede ser una visión trascendente para los colombianos? ¿Será que alcanzar la paz verdadera será más difícil de lo que fue poner un hombre en la luna?
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Carlos Chaverra

¿Por qué la luna? ¿Por qué escoger esto como nuestra meta? Y bien podrían preguntar ¿por qué escalar la montaña más alta? ¿Por qué hace 35 años volamos por el Atlántico? Escogimos ir a la luna en esta década no porque es fácil, sino porque es difícil, porque este reto nos servirá para organizar y medir lo mejor de nuestros talentos y energías. Porque este es un reto que estamos dispuestos a aceptar, es un reto que no estamos dispuestos a posponer y es un reto que apuntaremos a ganar. Enviaremos a la luna, a 240,000 millas de distancia de la estación de control de Houston, un cohete de 350 pies de largo, hecho de metales que aún no han sido probados capaces de resistir altas temperaturas unidas con una precisión del más fino reloj.”

Con este discurso, el presidente Kennedy trataba de ganar adeptos para abrir una nueva frontera en el espacio. Era una meta que el Presidente enmarcó dentro de una visión en donde le decía al americano que tenía en sus manos la definición de su destino al cual debería imprimir un sentido de urgencia. En plena Guerra Fría apremiaba ganar la carrera a los rusos que habían ya cogido la delantera: Yuri Gagarin había sido el primer hombre en el espacio, mucho antes que los gringos pusieran su astronauta con el proyecto mercurio. Era por tanto una visión trascendente, se jugaba no solo el orgullo nacional, sino el futuro de una hegemonía que se consideraba amenazada por el enemigo del comunismo.

Cincuenta años después, que celebramos por estos días, lo imposible se hizo posible. Neil Armstrong llegaba con el Apollo 11 a la luna. El reto con el cual Kennedy puso a soñar a sus ciudadanos se hizo realidad. Lo cierto es que esta visión trascendente trajo repercusiones en muchos ámbitos de la nación.

Me pongo a pensar ¿cuál puede ser una visión trascendente para nosotros los colombianos en estas épocas? ¿Qué sueño podría amalgamarnos y poner un sentido de urgencia a nuestros destinos? ¿Será que alcanzar la paz verdadera será más difícil de lo que fue poner un hombre en la luna?

La historia debería servirnos para atrevernos a alcanzar lo inalcanzable.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad