sábado 22 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Visión Amish

Para los Amish las redes sociales consisten en visitar a los vecinos. ¿Extremo? Tal vez, pero en esto de proteger las relaciones les asiste cierta razón, si no miremos el tiempo que pasamos cautivos por la tecnología.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Carlos Chaverra

Los Amish son un grupo etnorreligioso protestante anabaptista, conocidos principalmente por su estilo de vida sencilla, vestimenta modesta y tradicional, su resistencia a adoptar comodidades y tecnologías modernas, como son las relacionadas con la electricidad. Todos los subgrupos Amish, nos relata Wikipedia, usan carruajes y carretas tirados por caballos, evitan usar diversos elementos de tecnología moderna.

Con respecto al uso de la tecnología, los subgrupos Amish difieren ampliamente. Mientras que los grupos más modernos usan cortacéspedes motorizados, refrigeradores mecánicos, inodoro con descarga en la casa, herramientas neumáticas, sierras mecánicas, lámparas presurizadas y lavadoras eléctricas, los grupos más tradicionales no los usan”.

“La tecnología prometió conectarnos, pero en vez de ello nos ha dividido... deberíamos imitar a los Amish” nos sugiere un artículo publicado recientemente por el Washington Post. Cada comunidad consta de unas 30 familias (repartidas en Estados Unidos, Canadá y América del Sur), tiene una forma particular de decidir que tecnología usar. Cuando un miembro pide usar un tipo de tecnología las familias votan aceptar o rechazar su uso. La votación se centra en si el uso del aparato o plataforma ayudará o desestimulará la relación dentro de la comunidad y la familia. Así, por ejemplo, se votó el uso de una empacadora, la comunidad la rechazó, toda vez que si bien aumentaba la productividad, desestimulaba el trabajo en grupo, había riesgo de perder cohesión social. En otra ocasión se presentaba la posibilidad de llevar la luz a cada habitación en vez de concentrarla solo en la sala y la cocina. No pasó la idea, ya que llevaría a que cada miembro leyera individualmente en sus cuartos y se perdería la costumbre de leer todos juntos en la sala. Para los Amish las redes sociales consisten en ir a visitar a los vecinos y compartir una cena. ¿Extremo? Tal vez, pero en esto de proteger las relaciones de familia y comunidad les asiste cierta razón, si no miremos el tiempo que pasamos cautivos por la tecnología que nos rodea.

Lo cierto es que los Amish no tendrían problema, como nosotros hoy en Colombia, en decidir qué hacer con Uber. ¿No es mejor plan conversar en un carruaje contemplando el paisaje?

Así que escojamos una visión Amish cuando la tecnología nos agobie.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad