domingo 05 de enero de 2020 - 12:00 AM

¿Que pierdan los usuarios?

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Carlos Rozo

La sentencia que ordena a Uber el cese de sus actividades comerciales es un precedente peligroso para la innovación de servicios en Colombia. Peligroso porque, aparte de defender prácticas obsoletas, puede castigar a quienes menos voz tienen: los usuarios.

La discusión no es nueva. Uber llegó a Colombia en Octubre de 2013 y fue punta de lanza de un modelo de transporte para el cual el país no estaba preparado. El impacto fue claro y para 2016 el negocio del taxi pedía a gritos el bloqueo de la aplicación. Sin embargo, trabajando de la mano con los taxistas y algunas plataformas, logramos en 2017 que la petición evolucionara a pedir un campo de juego equilibrado para todos, los taxis y las plataformas. Pero muy pocas plataformas escogieron tender puentes (Uber todavía estaba en una actitud a nivel mundial de poner a los gobiernos contra las cuerdas) y, principalmente, los dirigentes de gobierno no dieron pasos hacia una regulación que equilibrara las condiciones. Se perdió una gran oportunidad de lograr consensos, oportunidad que hoy nos duele a muchos de los involucrados. Tanto es así, que decisiones que debieron tomarse e implementarse desde la mesa de negociación terminaron siendo tomadas por un juez, e impulsadas desde un sector del taxismo que es muy vocal, pero que no es el más representativo. Y hoy, volvimos a 2016, y volvemos a hablar de bloquear aplicaciones. Sin embargo, es claro que bloquear no es la solución: los usuarios piden seguridad, mejor servicio y disponibilidad, y seguirán escogiendo cualquiera de las alternativas que prometan dichos resultados, estén o no dentro del marco legal que el país definió entre 1996 y 2001 al respecto. 1996! En ese momento no había smartphones, ni apps, ni la innovación se adoptaba tan rápido. Era otro mundo.

Sin embargo, el marco legal es el que hay hoy en día. Y por eso es imperativo que el congreso de la república haga un trabajo serio de legislar por el bienestar de los usuarios, no por un gremio o una empresa. Hay que modificar la ley 336 de 1996 y así modificar el decreto 172 de 2001. Ha habido un par de iniciativas al respecto que no han logrado salir adelante y en este momento hay un proyecto de ley del representante Mauricio Toro que necesita ser estudiado y trabajado seriamente. Si la discusión de dicho proyecto no se prioriza, el congreso le va a fallar al país.

Por otro lado, el gobierno necesita liderar la legalización de este tipo de servicios. Tanto el Ministerio de Transporte como el Ministerio TIC tienen la potestad de regular la información generada por este servicio público, y disponen de herramientas para recopilar y analizar dicha información. Este es un paso inmediato que puede dar el gobierno y que permitirá tomar decisiones de política pública que realmente ayuden a los usuarios.

También, las plataformas de transporte. De primera mano vi plataformas dispuestas a colaborar y hoy se suma Uber que, desde la salida de Kalanick como CEO, ha cambiado su estrategia. Estas plataformas van a tener que compartir información y tomar responsabilidad tanto con sus “socios” como con sus usuarios. No pueden pretender actuar sin responsabilidad en la prestación de un servicio público.

Por último, el gremio de los taxis. Sé que muchos de los líderes son conscientes que la victoria del viernes es temporal y que no pueden parar la marea de la tecnología. Ellos también son conscientes de la importancia de evitar que un grupo minoritario pero vocal se vuelva su vocero. Saben que van a salir perdiendo si dejan que eso pase. Y requieren ayuda urgente para poder competir con tecnología para el beneficio de sus usuarios. Ellos tienen que mejorar el servicio, la seguridad y lograr que las empresas de taxis agreguen valor real. En gran medida son los responsables del mal servicio y han pasado de agache.

Así que aquí necesitamos que cada parte ponga de su lado. Si el congreso no hace, si el gobierno no decide, si las plataformas no colaboran o si los taxistas no mejoran, todos vamos a salir perdiendo. Porque en este tema todos somos usuarios.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad