jueves 31 de diciembre de 2020 - 12:00 AM

¿Año nuevo, vida nueva?

Vida nueva: más compromiso con la separación de desechos caseros, autocontrol en el uso de materiales desechables, comprar para reusar. Democratización de la enseñanza remota y conectividad. Inventarnos otra vida social satisfactoria y segura...
Escuchar este artículo

¡Año nuevo, vida nueva! promete la canción, pero bien se sabe que entre los años no hay fronteras y el tiempo sigue su curso sin más cambios que los que hacemos cada cual y colectivamente. El Covid-19 sigue, y seguirá su curso en 2021; las personas que somos ¿también?

Año nuevo, vida nueva ... ¿Qué cambios para este 2021, que anuncia nuevas restricciones y tal vez cuarentenas?

Ya se pintaron las casas, se renovaron armarios y ordenaron gavetas. Se aprendió inglés o mandarín. Se cambió la dieta, en algunos casos de manera imperativa y estricta, pasando a dos comidas diarias (o menos). Ya casi todo el mundo probó las delicias y peripecias de las videollamadas y reuniones Zoom, aprendiendo a “arreglarse” solo medio cuerpo (¿para qué más si no se ve?). El tapabocas hace parte del vestuario y es atuendo indispensable para salir a dar media cara al mundo. Falta ponerle seriedad al asunto y entender que no es de adorno como una pañoleta o gafas de sol en la frente, sino de protección mutua, que no pretende restringir la libertad de nadie sino preservar la salud de cada cual. También es tiempo de entender que la distancia física a mantener no implica distanciamiento social aún nos prive de este contacto físico que tanto necesitamos los seres humanos; obliga a darle más expresión a las miradas, las mímicas y tono de voz.

Más cambios son necesarios para adaptarnos a esta endémica pandemia; para vivir y no solo sobrevivir; porque va para largo.

Vida nueva: más compromiso con la separación de desechos caseros (bolsas verdes, negras, blancas, dice la resolución), autocontrol en el uso de materiales desechables, comprar para reusar. Democratización de la enseñanza remota y conectividad. Inventarnos otra vida social satisfactoria y segura; menos irreflexivos “like” y más llamadas y videos para la gente que nos importa.

Mis mejores deseos para lectores y lectoras: ¡que este atípico 2020 no siga igual en 2021!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad