jueves 25 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Autocuidado y cuidado de los demás

Las personas que temen que las vacunas tipo ARNm nos idioticen y vuelvan robots, no deben preocuparse: este efecto gregario no requiere de las vacunas...
Escuchar este artículo

En 2020, el Ministerio de Salud colombiano instauró en el país el programa de Prueba, Rastreo y Aislamiento Selectivo Sostenible – PRASS -, para rastrear y aislar “de manera ágil y oportuna”, los contactos de casos probables o sospechosos de COVID–19. Excelente iniciativa que, según estudios referidos por Caracol (17/11/2021), podía prevenir más de 80.000 muertes por COVID-19; además de reducir los costos para un sistema de salud desangrado y deficiente. Efectivamente, el PRASS pretende permitir identificar casos de contagio y rastrear los contactos para su seguimiento y eventual aislamiento. Doble función de prevención y atención temprana, con rastreo y aislamiento oportuno de los contactos. Seguramente bien escrito, pero la realidad es otra.

Para rastrear y aislar preventivamente los contactos, hay que precisar con rapidez el diagnóstico en caso de sospecha o síntomas evidentes. Si es “por particular” es rápido, pero costoso. Si es por EPS, el resultado puede tardar tanto que llega de epitafio; en algunos casos llega la información con la advertencia de que “un resultado negativo no indica por si solo la ausencia de la infección por SAR-Cov-2...”

Sigue difícil establecer diagnósticos oportunos para prevención, sobre todo si PRASS no aplica para personas aparentemente sanas; lo cual descarta las personas asintomáticas pero contagiosas.

Por eso mismo, acudir a los puestos de pruebas gratuitas, con resultados en 48 horas, es un acto cívico de prevención/autocuidado y cuidado de los demás. Que no se den estos diálogos: Señora, le ofrecemos prueba gratuita PCR para COVID – No, voy de afán. Señor, prueba COVID gratuita – No gracias, estoy vacunado. ¡Joven! venga ofrecemos prueba COVID gratis – No, estoy bien– Gracias, no voy a viajar.

Vacunarse es también de prevención/autocuidado que, si bien – como se advierte- ni inmuniza totalmente ni impide contagiar, sí ayuda a evitar complicaciones, UCI y muerte. Las personas que temen que las vacunas tipo ARNm nos idioticen y vuelvan robots, no deben preocuparse: este efecto gregario no requiere de las vacunas; hace tiempo que hay grandes grupos de personas- vacunadas o no – que, como robots, repiten y reenvían sin pensar, y agregan “like” sin haber leído.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad