jueves 29 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Bebés en basureros

Se requiere sobre todo una buena y humanizada atención a las mujeres que sufren con una mater-nidad que no pueden o no quieren asu-mir
Escuchar este artículo

De cuando en cuando los noticieros refieren hallazgos de bebés, generalmente recién nacidos, en botaderos de basuras o matorrales u otros lugares urbanos utilizados para dejar nuevas vidas envueltas en bolsas o papeles. Afortunadamente, en la mayoría de los casos, estas bolsas son descubiertas a tiempo para que la vida que contienen pueda salvarse. A esta altura del drama es que la solidaridad se activa y el recién nacido abandonado suscita propuestas de adopción, recibe leche y pañales y se ofrecen padrinos y madrinas. Atención y solidaridad que le fueron probablemente negadas a la madre, posiblemente más sufrida que desalmada. Se descubren situaciones de descuido, abandono o violencias, con un progenitor irresponsable o ignorante de su paternidad. Se deben buscar las razones de estas actuaciones para proponer medidas preventivas. Entender no es aprobar y permite prevenir.

En Europa, varios países volvieron a implementar las “ventanillas para bebés” o “torres de abandono” resurgidas de la Edad Media, cuando se dejaban recién nacidos a las puertas de conventos o iglesias. Los defensores de estos artefactos dicen que permitir abandonar a un bebé de manera anónima, sin ponerlo en peligro mortal, ayuda a salvar vidas. Para sus detractores, no contribuye a disminuir los infanticidios – que son problemas de otra índole - y atenta contra el derecho de los niños a conocer a sus progenitores.

Estas ventanillas son reflejo de un problema de sociedad no resuelto frente a la maternidad, y paternidad. Estas acolchonadas y calientitas cajas son una opción, no la solución. Se requiere sobre todo una buena y humanizada atención a las mujeres que sufren con una maternidad que no pueden o no quieren asumir. Se deben implementar otras medidas positivas para las mujeres, como facilitar el acceso a métodos de planificación seguros y oportunos, aplicación efectiva del derecho a la interrupción legal del embarazo, apoyo psicológico, emocional y económico a futuras madres desesperadas por la pobreza, el abandono, la falta de oportunidades o la depresión.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad