jueves 18 de julio de 2019 - 12:00 AM

Casas de nacimientos

Sacar los partos del hospital no es fácil... porque desafía al poder médico al quitarle este dominio que se le otorgó sobre el cuerpo y las decisiones de las mujeres.
Escuchar este artículo

En 1990, la ley de enmienda de enfermeras reintrodujo la práctica de la partería autónoma en Nueva Zelanda, haciendo así posible la “desmedicalización” del embarazo y parto para las mujeres que así lo desean. La entonces ministra de salud, Helen Clark, luego primera ministra del país, afirmaba así públicamente que nacer es un acto normal y natural; que el embarazo y el parto son procesos que, para la mayoría de la población, no son de competencia médica.

No fue fácil llegar a esta normativa, que no obliga a nadie ya que toda mujer puede escoger entre parir en el sistema médico hospitalario, proporcionado por el sistema de salud y seguridad social, o hacerlo en casas de nacimiento, también cubiertas por la seguridad social. Ahí son atendidas por parteras, mujeres con quienes se relacionan desde el tiempo de la gestación y se han preparado juntas –y con el futuro papá- para el trabajo de parto y nacimiento. Ambas modalidades incluyen cursos prenatales y el acompañamiento del compañero u otra persona cercana para la llegada del bebé. En las casas de nacimiento, madre y padre pueden quedarse tres días con su bebé, para reponerse y compartir el aprendizaje de los primeros cuidados del recién nacido y los inicios de la lactancia, si así lo desean. Es aconsejado que las casas de nacimiento estén cerca de un hospital, en caso de que sea necesaria una intervención médica o quirúrgica.

Sacar los partos del hospital no es fácil, no tanto por cuestiones de salud y seguridad para madres y bebés, sino porque desafía al poder médico al quitarle este dominio que se le otorgó sobre el cuerpo y las decisiones de las mujeres.

En Santander, la lucha por un parto natural y digno está liderada por la Fundación Camino Claro; en Nueva Zelanda se logró por voluntad política y compromiso desde altas esferas gubernamentales.

Aquí, la partería afro del Pacífico es patrimonio cultural inmaterial nacional, pero no es avalada como profesión.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad