jueves 11 de febrero de 2021 - 12:00 AM

De botellazos a luto nacional por feminicidios

La emergencia por pandemia COVID-19 opaca otra pandemia que también es un mal endémico: la violencia perenne contra las mujeres del mundo, incluyendo Colombia.
Escuchar este artículo

La cosa va en serio y las mujeres ya no aguantan ni admiten razones o excusas a los desmanes de machos de toda clase y edad, dispuestos a herirlas y aniquilarlas, aun sea “sin querer queriendo” o “por su bien”.

Bucaramanga ha sido, ni decir que sacudida o interpelada sino escenario de hechos violentos contra mujeres, que ocasionaron titulares de prensa y radio y reacciones efímeras. Que un comisario de familia encargado de atender a mujeres ya violentadas le de un manotazo a una usuaria, que un “señor de la tercera edad”- entiéndase: viejo borracho- le dé un botellazo a una joven que, según él, se sale de los límites propios de una chica bien, y que dos exparejas casi les destruyen el rostro a sus ex, son hechos que hacen noticia. Las reacciones en las redes sociales se muestran a favor de las víctimas, pero sin unanimidad. Tanto que sabemos por las declaraciones de la joven del botellazo que en la tienda nadie se inmutó. Primero hubo como silencio y sonrisas cómplices, luego algún llamado a la calma hacia ella, no él, y consejos en el sentido de ignorarlo, de no buscarle la contraria por tratarse de un anciano ebrio demostrando galantería al piropear una mujer.

La emergencia por pandemia COVID-19 opaca otra pandemia que también es un mal endémico: la violencia perenne contra las mujeres del mundo, incluyendo Colombia. Tanto que el colectivo Estallido Feminista promueve un “luto nacional por feminicidios a término indefinido”, invitando a “la mayor cantidad de personas a sumarse a esta acción de duelo colectivo. Si para la muerte de un ministro se decretaron tres días de luto ¿cuántos días se deberían decretar por la muerte de más de 600 mujeres en el 2020?” Este luto indefinido se recordará el día 8 de cada mes “hasta que se tomen medidas efectivas y los feminicidios dejen de ser paisaje”. Porque “todas las muertes importan.”

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad