jueves 13 de marzo de 2014 - 12:01 AM

Desde las barandas y brazos cruzados

Compartir

Mucha gente vive así los procesos electorales, desde lejos, sin buscar informarse, con desdén y “buenas razones” por no participar. La abstención activa y el voto en blanco pueden ser decisiones políticas, pero es improbable que la abstención del 54% en Santander corresponda toda a electores conscientemente abstencionistas; priman el desinterés, la desesperanza, la pereza, la falta de recursos para desplazarse, la falta de credibilidad en el proceso y de los candidatos ganadores que “son los de siempre” … reelegidos por los mismos.

… Ni me acordé del número que me habían dicho

… Yo voté por el del bus que me llevó

… Ni me acuerdo cuál es el de Panachi, nos dio hasta almuerzo pero ni sé quién es

… Para todo marqué el voto en blanco, porque no hay ni uno que sirva

… Con gente así, serán los de siempre… por eso no voté

… Yo sí marqué por el que es amigo del que le dio el trabajo a mi hija

… Este nos prometió aparatos de gimnasio en el parque del barrio

… ¿Qué se hace en la Cámara?

… Me llevaron, voté por otro y recibí el almuerzo

Estos testimonios demuestran la carencia de entendimiento electoral y educación cívica que fomente la participación informada y acertada en las contiendas electorales. Esta educación para la participación debe impartirse desde la educación formal y no formal para adultos, desde los partidos políticos en forma de seminarios en las universidades y talleres en los barrios. Es injusto y discriminatorio que personas lleguen a las urnas sin saber para qué son las elecciones ni cuáles son las funciones que tendrán que asumir los elegidos y, peor, sin entender los tarjetones.

¿Qué democracia puede haber en estas circunstancias, cuando una mayoría desinformada, manipulada, apática y mantenida en la ignorancia elige a una poderosa minoría deshonesta, incapaz o amenazante?

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad