jueves 14 de febrero de 2019 - 12:00 AM

El color de la patineta

Para contribuir a disminuir las brechas de oportunidades entre hombres y mujeres y las violencias hacia ellas, se aconseja no criar princesas ni bravos guerreros. Se prefiere la tendencia a no marcar diferencias entre los bebés desde su nacimiento, la sala cuna y el jardín infantil a partir de unas diferencias morfológicas. El tema no es tanto de abolir las diferencias de colores y tonos para la ropa o la decoración de los espacios y los juguetes.

Esta tendencia a no marcar diferencias entre los y las bebés se refiere a los estímulos y oportunidades, las manifestaciones de afecto y caricias, los juegos y juguetes. Que los juegos, la alimentación, los horarios, los estímulos y aprendizajes propuestos sean los mismos para niños y niñas. Que no se perpetúen tradiciones como “el rincón de juegos para las niñas”, con muñecas, ollitas, tienditas, juegos de imitación “femenina”, y “el rincón de juegos para los niños”, con mini carpintería, herramientas, juegos de construcción, carros y camiones con circuitos. Que, en el jardín infantil, estos juguetes de imitación estén en espacios que no tengan rótulos de niño o niña. Si queremos equidad entre hombres y mujeres, tenemos que dejar estos estereotipos que para niños juegos y juguetes dinámicos para futuros valientes, y para niñas juegos tranquilos de imitación para futuras reinas de belleza o madres dedicadas.

En la primera infancia los juegos son los mismos. No hay juguetes de niños o de niñas. Luego, no importa que la patineta sea rosada o la cicla azul. Lo que cuenta es que tanto niñas como niños disfruten de la patineta y la cicla y desarrollen sus aptitudes físicas, de equilibrio, fuerza y resistencia, midiendo riesgos. No importa el color de la tableta si los programas de juegos, canciones y dibujos animados montados son los mismos y ofrecen las mismas experiencias para desarrollar las mismas aptitudes. Importa que las niñas estén vestidas para tener también libertad de movimientos; nada quita que el pantalón sea rosado.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad