jueves 16 de julio de 2020 - 12:00 AM

Encrucijada de la escuela en casa

antes de verse con niña expulsada del jardín y sin mercado, la mamá fue a recibir la comida y hablar con la profesora. Total: las tareas pueden presentarse en un cuaderno el día de entrega del mercado...
Escuchar este artículo

La novedosa situación de escuela en casa, oficina en casa, desempleo en casa, todos y todas juntos tiempo completo, puede dejar aprendizajes. Uno es enseñar y aprender a distancia.

Angustias de una joven madre sin más estudios que una primaria sin aprovechar, con hijo de cinco años e hija de dos y medio, sin compañero, sin trabajo, sin ingresos, en familia extensa y casa reducida. “¡Me van a sacar la niña del jardín! Porque no he podido hacer tareas porque no tengo celular. No me darán más mercado, si no presento tareas.”

Algunas actividades para junio: pintar con vinilos un paisaje; crear un rompecabezas con palitos de paleta; vestirse de campesinos y bailar carranga. “Con ayuda de los padres elaborar un cartel sobre el cuidado de la naturaleza y pegarlo en un árbol o parque. Elaborar un plato saludable con una figura de un animal marino” y, con vinilos “plasmar las plantas de las manos pies o deditos formando una flor, árbol, etc.” Mandar foto/video de cada actividad.

Sigue la atribulada madre: “estoy atrasada, toca vinilos y plastilina, no hay ni para un vinilo y, si no hay para comer, mucho menos para celular.” “Será buscar para hacer arequipes y vender, para ponerme al día con las tareas de los niños.”

Una joven experta consultada plantearía modificar algunas actividades, pensadas más para acudiente que para alumna de 30 meses, cambiar materiales por otros menos costosos o caseros; las actividades y modo de entrega deben flexibilizarse. Sin duda, más trabajo para todos/as, pero con este confinamiento nada es “como siempre”, hay que conciliar entre partes.

En fin, antes de verse con niña expulsada del jardín y sin mercado, la mamá fue a recibir la comida y hablar con la profesora. Total: las tareas pueden presentarse en un cuaderno el día de entrega del mercado; la niña sigue matriculada.

En emergencia sanitaria, no se prohíbe hablar y conciliar; con tapaboca puesto y a un metro o más de distancia.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad