jueves 25 de febrero de 2021 - 12:00 AM

Héroes e innovadores


Al personal de salud, se le aplaude, se le vacuna, y no se le paga. El personal docente es más criticado que admirado, no se le aplaude y de sueldo... depende.
Escuchar este artículo

Así son niños, niñas y jóvenes estudiando durante la pandemia. Se enfrentan a una situación nunca antes vivida, ni por ellos/as, ni por el personal docente, ni por los adultos acompañantes. Igual que el personal médico y el resto de la población.

Al personal de salud, se le aplaude, se le vacuna, y no se le paga. El personal docente es más criticado que admirado, no se le aplaude y de sueldo... depende. A los niños, niñas y jóvenes escolares y universitarios se les recarga de guías y tareas, y agotan ojos y neuronas con las pantallas. Unos pasan el año, otros desertan. Sus padres se desgastan en una vivienda transformada en oficina-taller-escuela y campo de batalla con trasfondo de frustración. Todos son héroes sacrificados.

Va un año de pandemia con medidas sanitarias exigentes y duras restricciones. Casi un año de estudio/enseñanza remota, y los establecimientos públicos de educación, desde el jardín infantil hasta la universidad, no están listos ni para las clases (semi)presenciales, ni para la enseñanza remota con pedagogía adaptada y conectividad asegurada. Situación que ahonda las brechas sociales entre “privados” y “oficiales”; el campo y la ciudad. Para este “futuro del país” es una situación incierta con consecuencias también inciertas.

Hay factores de deserción que dependen de medidas adoptadas o no, como: conexión a internet en todas las áreas urbanas; formas de hacer llegar las guías y establecer comunicación con los educandos del campo. ¡No lograrlo en un año!

¿De quién depende que ningún héroe pionero de seis años se despierte a medianoche llorando y suplicando “¡no más colegio! ¡no quiero más computador!”? Que ninguna mamá se angustie por no “tener para la recarga”; que tampoco diga con voz cansada “anoche terminamos las guías a las once: todo el día trabajando con el celular y después hicimos las tareas”.

Esta situación, en parte fruto de la desidia oficial, produce en “el futuro del país” inseguridad con sensación de fracaso, de “paraíso perdido”, de prolongada espera.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad