jueves 21 de mayo de 2009 - 10:00 AM

'Los viajes forman a la juventud'

Las comparaciones pueden ser odiosas e inconvenientes o útiles y constructivas. Los viajes que hacen conocer otras costumbres y entornos, no sólo amplían el horizonte sino también la mente del viajero.

Con ellos, se conoce que en otras partes del mundo también viven gentes 'igual de buenos que nosotros', hay costumbres 'hasta mejores que las nuestras' y que de pronto la tierra que nos vio nacer no es 'la más bella del mundo'. En el siglo 16 Montaigne, escritor francés, anotaba que 'los viajes forman a la juventud' y estudios actuales consideran que los viajes además de abrirles horizontes nuevos a los jóvenes, contribuyen a desarrollarles la confianza en sí mismos y hacia los otros diferentes, llevándoles a manifestar mayor tolerancia e interés hacia otras culturas y costumbres de pueblos diferentes.

El que viajó regresa generalmente más flexible y con más ideas. Ya sabe que hay comida buena además de la de su mamá, sabe que el transporte masivo puede funcionar con disciplina y puntualidad, que el uso y respeto de las cebras resultan más económicos que la construcción de puentes peatonales a cada cruce de calles; ha visto que ciudades capitales no requieren de Transmilenio, Metrolíneas y demás 'tragones' de presupuesto; ha visto conductores/ras de buses tranquilos sin el acoso de la 'guerra del centavo'. Ha intentado explicar los 'falsos positivos', la selectiva seguridad democrática y el 'cuento del referendo', sin lograr hacerse entender, por qué semejantes contradicciones no caben en la mente de nadie…

Un estudio de la Organización Mundial del Turismo indica que los jóvenes se sienten 'diferente persona' al regreso de un largo viaje. Experiencias de contactos directos con la población local contribuyen al descubrimiento de una cultura diferente y permiten forjarse opiniones y preferencias.

Alejarse de su tierra natal 'rompe el cordón umbilical con la madre'. Celebramos la iniciativa de universidades que facilitan a sus estudiantes la realización de prácticas fuera del país, a través de intercambios y convenios con universidades equivalentes. Estas experiencias son complementarias a la formación de los profesionales; diferentes a 'la excursión' de fin de bachillerato, primer y único viaje para muchos jóvenes, oportunidad de conocer el mar, tener sus primeras relaciones sexuales o una inolvidable sucesión de borracheras. Es de lamentar que la situación económica de la mayoría no permita mayor movilidad de la población, ya que es urgente experimentar que lo normal y habitual conocido no es universal.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad