jueves 19 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Techo o estudios

Parece que no hay felicidad completa para quienes las necesidades básicas dependen de programas sociales estatales que por lo general no ofrecen soluciones integrales y articuladas sino fraccionadas y excluyentes.

Las familias auxiliadas no se benefician de un plan integral de restablecimiento de sus derechos vulnerados por el conflicto armado, la ola invernal o la injusticia social; un plan que incluya techo-piso-paredes, estudio para los hijos/as, trabajo remunerado y servicios de salud.

Ilustración de lo anterior está en los programas de vivienda que tropiezan con las posibilidades de estudio de muchos niños/as y jóvenes. Habitualmente, la gente no sabe la fecha, ni siguiera el mes de entrega de su vivienda ya que los plazos se aplazan en forma reiterada y durante semanas y meses los beneficiarios están 'a punto de mudarse'. La cosa se complica cuando la mudanza no coincide con el final del año escolar; de promesas, de plazo en plazo, las familias no saben de qué lado matricular a sus hijos, si cerca del actual asentamiento o a proximidad de la anhelada vivienda. Por lo general el lugar de la invasión 'provisional' está distante del de la solución de vivienda. La decisión es como una lotería, azarosa.

En varios casos los alcaldes anuncian y prometen que 'darán el transporte'; en otros  se dice que deben asegurarlo y en forma gratuita, al fin de garantizar el derecho a la educación de la población desplazada y/o damnificada. Por lo común, son una vez más los padres de familia los que deben resolver el enredo.

Esta misma situación viven las familias que acaban de pasarse del asentamiento Club Chimitá a las casas de Villa San Ignacio, arrinconadas en medio de la nada, entre la carretera a Chimitá y el río. La mayoría había optado por dejar a sus hijos en la escuela del Galán porque no creían ya que iban a mudarse al mes de haberse iniciado las clases. Ahora las aulas quedaron a 2500 pesos diarios de distancia, una bicoca de 50000 pesos mensuales por hijo/a. Para 'ir al Café' da igual, porque la carretera es tan transitada y peligrosa que toca pagar transporte y además no hay cupo…

Con las familias afectadas por tanta improvisación, ansiamos saber qué solución propone el señor Alcalde para que niños/as y jóvenes no sigan perdiendo clases sin dejar de comer y vestirse. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad