miércoles 23 de noviembre de 2011 - 5:59 PM

Violencia obstétrica: otra forma de violencia hacia las mujeres

Escuchar este artículo

Cuando de nuevo se preparan actividades de conmemoración del Día Internacional del No a las Violencias contra las Mujeres, agradecemos a la fundación Camino Claro con sede en Floridablanca, la forma como llama la atención sobre otra forma de violencia que se ejerce en el ámbito médico hacia mujeres parturientas.

La violencia obstétrica es una forma de violencia hacia las mujeres puesta en evidencia hace poco; su denuncia encuentra cierta resistencia por parte del cuerpo médico que se niega a cuestionar sus prácticas habituales.

Muchas mujeres que han tenido la experiencia de la maternidad, conocen estos tratos y estas palabras que empañan el momento del parto y las primeras horas de vida extra uterina del recién nacido: el aislamiento de sus familiares confinados en los pasillos; el no permitir ni la tranquilizadora presencia del padre para recibir al nuevo miembro de la familia;  los regaños por manifestar su angustia o dolor; el clásico “no se quejó cuando lo estaba haciendo” (sin saber siquiera si este bebé es realmente fruto del deseo y el placer); la medicalización de un acto natural con la anestesia final todavía aplicada sin consultarle a la mujer, la separación inmediata del recién nacido que es  bañado y vestido en forma práctica pero sin la atención y el cariño de sus padres, etc.

La violencia obstétrica es reconocida en la legislación venezolana desde la promulgación en 2007, de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, que la menciona entre las formas de violencia hacia las mujeres como “la apropiación del cuerpo y procesos reproductivos de las mujeres por prestadores de salud, que se expresa en un trato jerárquico deshumanizador, en un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales … impactando negativamente la calidad de vida de las mujeres.”

Conscientes de que “la familia nace en una sala de partos y el Estado debe proteger que ese momento sea sin violencia “obstétrica”, representantes de la Fundación Camino Claro participaron en el Taller Regional de Política Pública Nacional de Apoyo y Fortalecimiento a la Familia.

A pesar de la resistencia o indiferencia de varias personas de la mesa de trabajo, se logró el reconocimiento por parte del Ministerio de Protección Social del término “violencia obstétrica” y quedó plasmada en el acta de la mesa de trabajo la necesidad de promover partos humanizados en oposición a violencias obstétricas, para el bien de los recién nacidos y de las familias.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad