jueves 21 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Voces de mujeres

Silencio e indiferencia actúan como cómplices pa-sivos, y las co-munidades afectadas por esta guerra de post guerra necesitan apoyo, accio-nes y pro-puestas; tam-bién solidari-dad y hacer visibles las acciones de ‘fuerza violeta
Escuchar este artículo

Una inconmensurable ola de violencia “post conflicto” se desató en el sur del país, y otras regiones, con un saldo desenfrenado de muertes, intimidación, dolor y miedo. Frente a esta situación, varias organizaciones de mujeres del norte del Cauca se reunieron. Unieron sus voces para rechazar la situación de violencia que viene azotando a sus comunidades, especialmente a las de sus “hermanas indígenas”. Así mismo expresaron solidarizarse “con el dolor que se agudiza en los corazones de quienes han sido afectados y afectadas por este flagelo... “. Hemos de reconocer que, en varias regiones del país, el periodo post conflicto no es como se había planeado y las poblaciones sufren todavía los estragos de la guerra fratricida colombiana.

El Cauca tiene la riqueza de la diversidad de pueblos que lo habitan; comunidades indígenas, campesinos y afrodescendientes comparten estos territorios ancestrales en los que buscan cohabitar en paz. Por tanto, estas mujeres reunidas al inicio de este mes de noviembre dicen también rechazar la militarización, “conociendo de sangre propia que lo único que trae ... es más guerra, más temor y situaciones de violación a los derechos humanos.” Asimismo, se declaran en “movilización permanente desde los escenarios que reivindican la no violencia y el respeto por la vida.”

Estas valientes y pacifistas mujeres invitan a todos y todas a asumir su “propuesta articuladora de iniciativas no violentas en defensa de la vida y en contra del miedo”, la cual han decidido llamar “fuerza violeta, que transforma el miedo en resistencia” y valora las expresiones de solidaridad y redes de apoyo nacional e internacional.

Entendemos con ellas que “ante esta oleada de sangre y horror, el silencio es el peor escenario” para asumirse como pueblo.

Silencio e indiferencia actúan como cómplices pasivos, y las comunidades afectadas por esta guerra de post guerra necesitan apoyo, acciones y propuestas; también solidaridad y hacer visibles las acciones de “fuerza violeta”, a las que estaremos atentas para divulgarlas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad