domingo 05 de junio de 2022 - 12:00 AM

Cachetada a los políticos

Image
Columna de
Cristina Plazas

El domingo fue un día muy importante para Colombia; triunfó la democracia y el pueblo se manifestó con un mensaje claro y contundente: ¡nos mamamos de la politiquería!

Hasta hace unos días, Gustavo Petro se creía el virtual presidente del país y Federico Gutiérrez creía tener asegurado su paso a segunda vuelta. Durante la campaña los vimos peleándose el amor de los partidos políticos tradicionales. Cómo olvidar las fotos de Petro y Fico en la sala de Cesar Gaviria, como dos pretendientes de colegio llevando lo mejor de si para conquistarlo; o, cuando el partido se decidió por el candidato de derecha y la campaña del Pacto Histórico empezó a mostrar como trofeos a los congresistas cuestionados que se iban sonsacando, manifestando que ellos eran los verdaderos liberales. Mientras tanto, Rodolfo Hernández, a través de una campaña impecable en redes sociales, empezó a convencer al pueblo hablando sin tapujos ni formalismos de la lucha anticorrupción que iba a emprender. Y así, lo que se fue germinando desde la derrota de Germán Vargas, quien confiando en la maquinaria cometió los mismos errores hace 4 años, el pueblo dijo cansado y enfurecido: ¡NO MÁS!

El pueblo, votando por Rodolfo, dijo NO MÁS a Velasco, Roy, Prada, Ñoño, Musa, Lizcano, DeLuque, Córdoba, Chacón etc. Y esto no se puede desconocer. La ciudadanía está hastiada de la mermelada y de los funcionarios que llegan al poder a robar.

Hoy nadie puede asegurar quién ganará la contienda presidencial; ojalá el ingeniero sea el elegido (a pesar de la campaña sucia que le han montado) para terminar con el ciclo de polarización que desde varios años vive el país; y ponerle un punto final a ese sistema político que tanto despreciamos y que tanto daño le ha hecho a Colombia. El país no puede seguir entre el antiuribismo y el antipetrismo. Tenemos que unirnos, matricularnos todos en el colombianismo remando hacia un mismo puerto de destino: una mejor Colombia.

Sin embargo, así no sea el elegido, con su extraordinaria votación del domingo, el país ya dio un paso enorme hacia una democracia real, liberándonos en lo posible de un sistema político, en donde el poder económico y los congresistas ponían presidente. Hoy queda demostrado que el pueblo cada vez lee más, se informa más y no come cuento. El endoso de los congresistas es cada vez mas insignificante.

Esta semana me criticaron por un trino donde manifestaba que, sin congreso, se puede gobernar. Hoy lo reitero, con esto no quiero decir que revoquen el congreso. A lo que me refiero es que esta es la oportunidad para que el presidente, no se deje manosear, con el lema del fin justifica los medios. Llegó la hora de decir ¡NO MÁS! Si es necesario que el presidente gobierne con lo que hay, para eso somos de los países con más leyes en el mundo. En el momento que los congresistas se den cuenta que no le están dando a ninguno y que la ciudadanía está atenta a las reformas necesarias para que los colombianos vivamos mejor, ese día se podrá contar nuevamente con ellos. Mientras tanto a gobernar con lo que existe.

Señor Rodolfo, espero que usted salga elegido y que después de este salto tan grande que hemos dado los ciudadanos, usted nos cumpla y no defraude nuestro voto. Usted es el único que lo puede hacer porque no está empeñado; el candidato de izquierda firmó su sentencia con los de siempre.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad