domingo 26 de febrero de 2023 - 12:00 AM

Cristina Plazas

Crisis de confianza

Image
Columna de
Cristina Plazas

Muchos en el país nos levantamos a diario con pánico de cuál será el anuncio del día del presidente Petro. En las últimas semanas, hemos lidiado con un dirigente que pareciera estar más preocupado por los likes que por gobernar. Todas sus declaraciones improvisadas generan temor e incertidumbre, afectando sin duda alguna la economía, el empleo, el bienestar y la confianza de los colombianos.

Durante las últimas semanas, hemos visto una combinación de factores que se han traducido en desvalorizaciones tanto en el mercado de bonos locales como en el tipo de cambio. En particular, el viernes 17 de febrero, se observó la mayor venta diaria de bonos del gobierno en un solo día de la historia reciente por parte de extranjeros ($1.3 billones de pesos). Así mismo, el tipo de cambio, después de haber estado navegando alrededor de los 4,500 pesos por dólar, volvió a estar muy cerca de los 5,000 pesos por dólar.

Sin negar la existencia de un contexto externo adverso, el hecho de que la reacción en Colombia haya sido mayor que la observada en el resto de los países del vecindario, nos lleva a analizar qué es lo que sucedió específicamente en el país en las últimas semanas.

Leyendo a administradores de portafolio, tanto locales como extranjeros, se observa que lo que más ha generado incertidumbre tiene que ver con la intervención del sector energético anunciada por el Presidente. A ojos de estos inversionistas, el problema no es la intervención per se, sino el precedente, llevándolos a preguntarse cuál será la siguiente intervención y en qué sector. Igualmente, las reformas potenciales anunciadas por el Gobierno representan otro factor de incertidumbre a la hora de invertir.

Las reglas claras y el respeto por las mismas es algo que se mira desde afuera con mucho cuidado y, sin lugar a dudas, decisiones como éstas van en contra de un ambiente estable y propicio para la inversión extranjera en el país.

El ambiente de inversión no solo se ha afectado en los mercados de capitales por parte de extranjeros sino con los mismos empresarios locales. El día de ayer la ANDI reveló una encuesta donde se evidencia una afectación significativa en el clima de inversión.

“En agosto, por ejemplo, el 47,1 % de los encuestados manifestó que las inversiones se estaban manteniendo, mientras que en el último dato recolectado esta semana solo el 27,5 % señalaron lo mismo. Así mismo, los empresarios habían respondido que solo el 20,6 % de sus inversiones habían sido aplazadas, pero en el último sondeo se muestra que la cifra aumentó al 27,5 %”. Y ni hablar de la fuga de talento humano. Más de medio millón de personas salieron del país para no regresar en el 2022, según lo advirtió un análisis del CERAC.

Como bien lo dice el adagio popular, ante la duda abstente. Los gobiernos deben propiciar las condiciones para atraer la inversión y no espantarla. Ahuyentar la inversión es sinónimo de desempleo y pobreza. Ya conocemos las consecuencias de pretender tener un estado que lo haga todo...

Adenda 1 Presidente Petro: Respete a la ciudadanía. Se le ha vuelto costumbre desinformar a través de su cuenta de Twitter. Defender la reforma a la justicia con fotos de hospitales de Venezuela es una vergüenza. Mentir no puede ser la consigna.

Adenda 2 Señor ministro de Defensa: los asesinatos de nuestros militares y policías no son simples “incidentes” y si deberían poner en riesgo el supuesto cese al fuego con los terroristas.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad