domingo 24 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Desarrollo en riesgo

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Cristina Plazas

Las consecuencias de la pandemia en todos los sectores han sido nefastas y cada uno está haciendo lo suyo para contrarrestar dichos efectos.

La continuidad de los proyectos estratégicos de interés nacional está en riesgo por cuenta de la suspensión de las consultas previas. Estas consultas son el derecho fundamental que tienen los grupos étnicos para decidir sobre medidas (legislativas y administrativas) o proyectos, obras o actividades a realizar dentro de sus territorios.

En el último mes, hubo un contrapunteo entre el Gobierno Nacional y las comunidades indígenas, Narp y Rom, por la iniciativa de realizar las consultas previas utilizando mecanismos no presenciales. Incluso la Comisión Nacional de Territorios Indígenas instauró una acción de tutela contra el Ministerio del Interior para que se ordenara la prohibición total de la consulta virtual hasta tanto se supere la crisis desatada por el coronavirus. Esta solicitud sería viable si existiera certeza de cuándo desaparecerá la pandemia, pero como lo advirtió la OMS, el coronavirus llegó para quedarse y nos tenemos que adecuar a estas nuevas circunstancias. Para ningún sector será fácil; a unos les costará más que a otros. Lo cierto es que esta nueva realidad no es selectiva, y que sin excepción nos tendremos que adaptar.

La Ministra Arango con razón exhortó a las comunidades indígenas, Narp y Rom a buscar alternativas para realizar estas consultas; desde luego asegurando la conectividad y los equipos necesarios para ejercer sus derechos.

El país no se puede dar el lujo de frenar los proyectos cruciales para el desarrollo; asimismo, la inversión pública es fundamental para la reactivación de la economía. Estos son proyectos de inversiones multimillonarias que generan miles de empleos.

Actualmente, el proyecto de la línea de interconexión de La Guajira con el interior del país está suspendido, poniendo en riesgo la entrada de energías renovables no convencionales y la confiablidad eléctrica del país.

En materia de infraestructura, las vías: Buga-Buenaventura, Antioquia-Bolívar, la autopista al Mar 1, Pasto-Rumichaca, San Francisco-Mocoa y el canal del Dique, entre otros, también están aplazadas, por esta razón.

La consulta previa del proyecto de ley que regulará el funcionamiento del sistema de regalías, cuyo objeto es irradiar recursos de inversión en regiones que evidencian una disminución de ingresos por el Covid y permiten devolverle recursos a las regiones productoras sin disminuir los montos de las no productoras, quedó inconclusa.

La suspensión de estas consultas y la falta de voluntad de las comunidades para buscar alternativas de solución a este problema violan el derecho de miles de ciudadanos que se beneficiarían con estos proyectos. El mundo no es el mismo, todos debemos ser conscientes de los cambios. Los mecanismos democráticos tendrán que adaptarse a la nueva realidad, obviamente sin vulnerar los derechos de de las comunidades.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad