domingo 18 de octubre de 2020 - 12:00 AM

Minga Politiquera

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Cristina Plazas

Esta semana escuché con atención las declaraciones dadas por quienes están liderando la minga indígena y quedó claro que es una manifestación netamente política. Lo han dicho una y otra vez que no están buscando discutir acuerdos anteriores ni reivindicar derechos, sino hacerle un debate público al Presidente Duque; exigiendo su presencia.

¿Cómo así que el cumplimiento de los acuerdos no es el asunto a tratar? ¿Cómo así que no les sirve la presencia de 7 ministros, 2 altos consejeros y 5 viceministros? Esta petición se entendería si el gobierno estuviera incumpliendo los acuerdos y se necesitara escalar la conversación al presidente; pero este claramente no es el caso.

A la fecha el gobierno ha cumplido con el 82% de la asignación presupuestal pactada en los acuerdos; lo cual fue ratificado por los líderes de la minga en la reunión con los ministros. Las cifras son considerables: En 2019, la inversión fue de 93 mil millones, en 2020 fue de 250 mil millones y en 2021 será superior a los 296 mil millones.

Acá la explicación de por qué este tema no lo quieren tocar.

¿Qué tal a lo que hemos llegado? Un grupo poblacional exigiendo un juicio político al presidente por fuera de la institucionalidad y muchos líderes políticos aplaudiéndolo. ¡Qué exabrupto! Nuestra constitución y las leyes estipulan los espacios donde se realizan los debates políticos, como es el Congreso de la República; y para esto la constituyente estableció la circunscripción especial para estas comunidades. Si están inconformes con estos y con los demás congresitas, ¿por qué no utilizar el espacio constitucional y alzar la voz en las urnas?

El país atraviesa una de las situaciones económicas y de salud más graves de la historia. El coronavirus no se ha ido y nuevamente en varias ciudades hay una alta ocupación de las UCI.

Hace unos días, la alcaldesa Claudia López reconoció que las marchas del 21 y 22 de septiembre habían incrementado los casos de contagio. Si esto es así, ¿por qué permitir concentraciones, cuando han sido prohibidas a través de decretos ley? Los riesgos de la movilización de la minga son inmensos, ya que atraviesan ciudades de altísimos niveles de contagio y pasan por ciudades de bajo riesgo poniendo en peligro a los ciudadanos.

Hacer política es un derecho que tiene todo ciudadano, pero hay que considerar que los mismos terminan en el momento en el que comienzan los de los demás.

Esta minga absurda, violatoria de los derechos de los demás colombianos, pone en riesgo la salud y la recuperación económica. Esta manifestación unida con el paro nacional, nos pone ad portas de un nuevo cierre, como ha pasado en algunos países de Europa por no cumplir con los protocolos de bioseguridad.

Si se supone que están buscando proteger los intereses de la sociedad, están logrando todo lo contrario y quienes sufrirán las mayores consecuencias serán los más vulnerables.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad