domingo 18 de diciembre de 2016 - 12:01 AM

Morales dobles

Escuchar este artículo

Esta semana la senadora Vivian Morales logró que el Senado le aprobara el referendo por el cual limita la adopción en el país a parejas conformadas por un hombre y una mujer, y excluye la posibilidad de que solteros o viudos adopten. El argumento de Morales es que solo puede considerarse “óptimo” el hogar conformado por papá y mamá, y que los padres y madres solteras o viudos y los homosexuales solo podrán criar hijos desviados y enfermos.

Bastante he hablado en este mismo espacio sobre el absurdo de lo que pretende Morales. Su iniciativa solo restringe la posibilidad de tener un hogar a cinco mil niños (deténgase a pensar en la magnitud de esta cifra) que fueron abandonados o están bajo la custodia del Icbf por haber sido violados o maltratados y que hoy están creciendo sin amor y sin familia. ¿No se les causa acaso más daño dejándolos crecer en hogares de bienestar, que recibiendo el amor, el cuidado y el cariño de personas “no óptimas”? A propósito, según la última encuesta de Profamilia y el Ministerio de Salud, el 36% de los niños en el país solo vive con la mamá, el 3% con el papá; el 7% con algún familiar y el 5% con otras personas. Y de estos hogares “disfuncionales” han salido personas valiosas e íntegras. Así como de hogares óptimos ha salido Rafael Uribe Noguera.

Pero lo que más ofende es la doble moral de la senadora. Pretende Viviane erigirse como el faro ético de la familia en Colombia, y pararse junto con su esposo, Carlos Alonso Lucio, a pontificar sobre valores. Es inaudito que sea ella precisamente quien pregone por conservar la familia tradicional, cuando es una mujer divorciada y casada en segundas nupcias; que rechace la igualdad de derechos, cuando una de sus hijas pertenece a la comunidad Lgbti, y que exponga como líder de valores a Carlos Alonso Lucio, un exguerrillero del M-19, condenado por la Corte Suprema por falsa denuncia y prófugo de la justicia por varios meses. Y quiero dejar claro que ninguna descalificación merece ser gay o divorciado. Lo que se rechaza es que la senadora estigmatice realidades de las que ella misma hace parte, con el único fin de que ganar votos. ¡Que doble moral la de Morales!

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad