sábado 12 de octubre de 2019 - 12:00 AM

A los lectores

Dicen por ahí, que el buen columnista, debe ser como una vasta bodega de buen vino, fresca y en constante maduración
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Diva Criado

Husmeando en una librería sobre literatura latinoamericana, me encontré con un ejemplar del libro titulado “The Scandal of the Century”, “el escándalo del siglo”, una selección de artículos publicados por Gabo a lo largo de su vida como columnista y reportero.

Lo notable, es que muchos de quienes fungían como sus más fervientes lectores, confesaban que durante años leyeron sus columnas de opinión, considerándolas realmente fantasiosas y cortas.

El periodista y escritor argentino Martín Caparrós, sobre este contexto indicaba, que “La columna es, quizás más que cualquier otro género del periodismo, el lugar para la invención, el desenfreno y las cañitas voladoras”, subrayaba que Gabo, y sus historias mínimas, dejaban al lector la sensación, de que podría haber dicho más

Pongo en contexto el libro, más que todo, para simbolizar los comentarios de algunos lectores, que escriben pidiendo que ahonde en temas de su especial interés y porque algunos consideran que me quedo corta a la hora de escribir.

Advierto, no es que esté comparándome con Gabo, ni más faltaba, por el contrario, lo pongo como argumento, para agradecer a quienes tienen la deferencia de comentar y alentarme a seguir escribiendo. Agradezco también a quienes recomiendan temas que abordo e investigo con mucho interés

En el breve espacio del que dispongo intento abarcar, de aquí y de allá, los principales problemas que preocupan a la gente y que provocan inquietud y desconcierto; aunque, reconozco que los de allá, a veces resultan difíciles de abordar, y al denunciarlos, deberían constituirse en un verdadero clamor ciudadano por la gravedad del asunto que encierra

Es importante anotar que muchas veces escribo, más para entender que para denunciar, y sería interesante que el lector hiciera lo mismo, es decir, que lea para entender, advirtiendo que, cada uno es libre de sacar sus propias conclusiones, pero eso lo determina el lector.

Dicen por ahí, que el buen columnista, debe ser como una vasta bodega de buen vino, fresca y en constante maduración, reaprovisionada periódicamente con la aparición de nuevas cosechas que inviten al lector a sorber y paladear, en cantidad suficiente para apreciar la calidad de los vinos disponibles; tampoco debe darse al invitado a beber más de una copa en cada ocasión, de modo que las visitas a la bodega conserven su frescura y encanto. No obstante, ningún lector debería irse, sin algún conocimiento, por ínfimo que sea. Como colofón, diría Ezra Pound, “El esmero es la única convicción moral del escritor”

¡Ahí les dejo!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad