sábado 13 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Crisis climática, el cambio está en los detalles (2)

xxx
Image
Columna de
Diva Criado

En un mundo de intereses contrapuestos como las que se plantean en la COP26, el éxito depende del entendimiento de los países para lograr justicia climática, el tema da para rato. En la columna anterior, traje a colación un caso de muchos que adolecen al planeta -tala de árboles-. Científicos aseguran que se genera más contaminación por acabar con los bosques que por el transporte mundial. ¿Por qué no se castiga más la deforestación? Un amigo ecologista, que conoce bien la legislación europea en materia ambiental, asistente a la cumbre, manifestaba: “Los tecnicismos de criterio no alivian el temor que se esté produciendo un daño irreversible al medio ambiente. Podrías talar casi todos los árboles del bosque y seguiría estando clasificado como bosque, siempre que no cambies el uso de la tierra”. Según World Wildlife Fund (WWF), la deforestación más dañina para el medio ambiente global se localiza en la Amazonía y su bosque tropical, pulmón planetario compartido por Colombia, Brasil, Bolivia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela. Es particularmente grave por su persistencia, su extensión, y el número de personas afectadas directamente. El presidente brasilero, criticado por su política ambiental, acordó con el presidente Duque defender la amazonia (?) Los gases de efecto invernadero, causados por la tala de bosques entre otros, terminan afectando la salud pública, aumentan la morbilidad por enfermedades respiratorias y cardiovasculares y mata a millones de personas.

Cuestiones interesantes. La ONU alerta que la pandemia no frena el cambio climático, pide reducción inmediata de emisiones. El número de delegados, más de 20 mil, también deja su huella ecológica. Según datos del gobierno polaco, anfitrión de COP2018, una cumbre de 20 mil asistentes, emite miles de toneladas de CO2, con solo los aviones que transportan a los asistentes. Presentaron planes de reducción de emisiones la UE, UK y USA, elevaron el recorte de emisiones a 2030, comprometiéndose a neutralizar el carbono en 2050; China, abanderado emisor, buscará neutralidad en 2060, no antes; Australia, Rusia, Brasil o México, presentaron planes inocuos, según analistas, provocarán más emisiones que sus objetivos anteriores. India y Arabia Saudí, muy contaminantes, sin propuestas. Pero India señala no poder reducir emisiones, sin apoyo económico para invertir en energía e industrias limpias. America Latina, una de las regiones más vulnerables ante la crisis climática, llegó sin estrategia común.

Quizá el único reclamo unificado, es que los países desarrollados financien directamente la lucha contra el cambio climático y desembolsen los millones de dólares anuales que aceptaron aportar en el Acuerdo de París.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad