sábado 20 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Crisis climática, el pacto está en los detalles (3)

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Diva Criado

Evidentemente, el planeta atraviesa una crisis climática, pero no todos estamos igualmente afectados. De ahí, la importancia de la COP26 que, cuando salga publicado este artículo de tres, ya habrá llegado a su fin.

En los últimos años, advertimos un consenso generalizado de cómo afecta el cambio climático a niñas, niños y adolescentes. El informe presentado por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), preocupa realmente. De acuerdo al resultado, el tema debe ser prioritario en la agenda política de los países.

La investigación titulada “La crisis climática, una crisis de los derechos de los niños”, es el primer análisis exhaustivo sobre los riesgos climáticos desde la perspectiva de infancia y adolescencia.

Asegura el informe que cerca de 1.000 millones de niños, casi la mitad que hay en el mundo, viven en uno de los 33 países considerados “de muy alto riesgo” por los efectos del cambio climático en sus vidas. Las causas van desde aire contaminado, falta de alimentos y agua potable, hasta derecho a educación, vivienda, protección contra la explotación y supervivencia.

Revela que los países fueron clasificados en función de la exposición de la infancia a las perturbaciones climáticas y medioambientales, tanto con fenómenos de calor, ciclones e inundaciones costeras, como por las enfermedades de trasmisión vectorial que provocan millones de muertes anuales.

La conclusión es que prácticamente ningún infante o adolescente, en cualquier lugar del mundo, está libre de sufrir uno de estos fenómenos.

Está visto que los resultados apenas tienen repercusión en la mejora de la situación ambiental, un tercio del total de niños y adolescentes viven en áreas donde muchos de estos eventos convergen al mismo tiempo. Lo más triste es que, los países que menos gases de efecto invernadero generan, son los que más sufren las consecuencias de un cambio climático profundamente desigual. Es allí, donde viven los niños “de muy alto riesgo”, que solo producen el 9% de las emisiones mundiales de CO2.

No es casualidad, la alusión sobre el informe de la líder del clima Gautam Narasimhan: “Mientras les hablo, ha habido muchas declaraciones de líderes mundiales que han mencionado en esta cumbre, repetidamente las palabras “niños y jóvenes”. Mientras los políticos hablan una vez más sobre el impacto de la crisis climática en los niños, muy pocos convierten esas palabras en acciones significativas que realmente los tengan en cuenta”.

Una realidad que choca con la situación vulnerable de los menores de edad, una advertencia sobre la necesidad de centrar nuestra mirada en los más jóvenes, educando con enfoque al cambio climático, capacitando a profesores, comunidad, conscientes que el pacto está en los detalles y comienza con nosotros.

Colofón: “Lo que es común al mayor número, es de hecho, objeto de menor cuidado”. Aristóteles, refiriéndose a la tendencia humana de subestimar lo que aparentemente no nos cuesta.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad