sábado 18 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

Festividades sin fiesta

Image
Columna de
Diva Criado

Con esta pandemia me siento como en una corrida de toros, enfrentada a un toro de lidia. Muchos como yo, perciben que los casos con la nueva variante se multiplican, y que la incidencia real es mayor que la que señalan las estadísticas. Hay más contagios que nunca rondándonos muy cerca, es como si viviéramos capoteando el virus para que no nos embista e intentando desentrañar los misterios de su bravura, desde el punto de vista biológico y científico.

De ahí, la consigna de “una Navidad sin fiesta”, que Boris Johnson no se atrevió a mencionar en la Cámara de los Comunes esta semana, cuando enfrenta los niveles más bajos de popularidad en medio de escándalos que no dejan de crecer.

Las contradictorias decisiones de Johnson y sus posturas personales, se han visto reflejadas en la negativa de un importante número de miembros de su partido, que no apoyaron sus nuevas restricciones; inconformidad también demostrada por los votantes, dada la paliza en las elecciones parciales de North Shropshire, perdiendo por mayoría aplastante una curul de más de doscientos años.

De modo, que la pauta de comportamiento frente a la Pandemia, no la dieron, ni el gobierno ni el parlamento, la sugirió Chris Whitty, Jefe del NHS (Seguridad Social), que recomienda limitar las interacciones y reducir al mínimo los movimientos y encuentros sociales. Quienes den positivo deben permanecer aislados y son monitoreados por el NHS.

Ómicron amenaza con aguar la fiesta, al menos en esta parte del mundo, a pocos días de las festividades. Tanto que la “Queen Elizabeth”, canceló su tradicional almuerzo navideño.

Un nuevo análisis revelado por la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA, siglas en inglés), indica que Ómicron se multiplica a pasos agigantados. Se espera que millones de personas contraigan el virus durante las festividades, aunque la alta tasa de vacunación relajará la presión hospitalaria. Para evitarlo, Johnson se fijó el titánico objetivo de ofrecer una vacuna de refuerzo a todos los adultos antes de fin de año.

Hay que decir que, a pesar de la exitosa campaña de vacunación completa, probablemente una de las mayores a nivel mundial, es preocupante que la nueva variante sigue sin tregua el curso de contagios. La mayoría de casos cercanos que conozco, todos están con vacunación completa y otros que ya tuvieron covid, han presentado síntomas de una fuerte gripe, sin más. No conozco casos graves, pero el ruido constante de las ambulancias, hacen prever que la cosa no pinta bien.

Los últimos datos, sugieren que las tasas de transmisión seguirán incrementándose a medida que transcurran los días festivos, complicando más el escenario, lo que significa que las tasas de vacunación no son suficientes.

Así que, a mantener las medidas primarias que parecen obvias. Acelerar las terceras dosis. Reforzar la ventilación en espacios cerrados, mascarillas y distanciamiento social; evitar el contacto con no convivientes. Recuerden que por más certificados que se expidan no hay interiores “seguros”.

¡Felices fiestas y un mejor 2022!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad