sábado 14 de mayo de 2022 - 12:00 AM

Nubarrones en palacio ¿Y en el gobierno?

xxx
Image
Columna de
Diva Criado

Quienes vimos por televisión el discurso de la reina, sin ella, observamos una pomposa ceremonia y a un solemne príncipe Carlos que, actuando en funciones de su madre, rápidamente y con voz grave, recitaba el discurso que incluía los proyectos de ley que planea aprobar el gobierno.

Hay que decir que la instalación del nuevo parlamento, es un acontecimiento significativo tanto en el calendario real como en el político en Reino Unido. El Discurso de la Reina, es uno de los deberes simbólicos más importantes de Isabel II. Pero la sustitución de Carlos a última hora, envía un mensaje claro, todavía la monarca, maneja los hilos de la monarquía.

Apartarse de sus obligaciones reales por consejo médico ese día, no fue óbice, para que no se le viera este viernes en público, sonriente y rozagante, en uno de sus eventos favoritos, las jornadas del Royal Windsor Horse Show. Una competencia ecuestre en la que participa su caballo Balmoral Leia, ganador del primer puesto en la categoría Highland class. Según los medios británicos la reina no ha faltado a ningún evento en 79 años.

Siempre he pensado que la institución goza del apoyo de la mayoría ciudadana, gracias a la empatía que sienten por Isabel II.

Pero, si con la ausencia de la reina saltaron las alarmas y se pensó que era una especie de ensayo de los tiempos que vendrían para la monarquía, el Discurso de la Reina, redactado por el gobierno de Boris Johnson, dejó preocupado a más de uno.

En él, promete “reanimar y fortalecer la economía y ayudar a reducir el costo de vida para las familias”. No dice cómo bajara los enormes aumentos de los precios de energía y el desmesurado aumento de la canasta familiar. Otros proyectos al parecer, apuntan a complacer a la base derechista del gobierno, incluidas las promesas de aprovechar las “libertades del Brexit”, reducir la burocracia y reformar los servicios financieros, así como la regulación de datos ahora que ya no pertenecen a la Unión Europea.

La invasión rusa a Ucrania, que ha puesto en riesgo el orden de seguridad de occidente, se ve reflejada también en los proyectos, sobre todo en los planes de reforzar las leyes de espionaje. Crear un sistema de registro de la influencia extranjera” y reforzar las leyes contra el lavado de dinero.

Esto demuestra que los nubarrones no están solo en palacio; también, en la política británica. Como diría un titular del Mail on Sunday, orbita alrededor de un poderoso imán que va, de lo sublime a lo mezquino, por aquello del gran teatro internacional con el apoyo a Ucrania y las fiestas prohibidas de Downing Street durante la pandemia, con sus multas a Boris.

¡Ahí les dejo!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad