sábado 04 de abril de 2020 - 12:00 AM

Salud Vs economía

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Diva Criado

El temor a que la pandemia haga colapsar los sistemas sanitarios alrededor del mundo, desde los más precarios hasta los más avanzados, está llevando a los gobiernos a defender la salud de los ciudadanos por encima de la economía, pero: ¿Dónde está el límite?

Mientras líderes europeos invierten lo que sea necesario para salvar las economías de una catástrofe mayor, la gran duda de los analistas es, qué tanto pueden resistir los presupuestos fiscales, si la pandemia no cede en las próximas semanas, extendiéndose por meses.

Los países que han optado por el confinamiento, han visto en los recursos sanitarios todo un desafío, el argumento de mayor prevalencia es el de aislar a la población para evitar que los hospitales colapsen ante una avalancha de contagios en un corto período.

En esta lucha, las medidas de confinamiento ya golpean con rigurosidad la economía de las personas, de las grandes y pequeñas empresas y la fuerza laboral de los países. La pandemia no diferencia entre ricos y pobres.

Pero, en una sociedad como la nuestra, la salud y la economía son significativas, ya sea porque los sistemas de salud son muy frágiles o porque la mayor fuerza laboral está en la informalidad, casi 22 millones de personas viven del régimen subsidiado y precisan de medidas para aliviar, así sea un poco, la pérdida de ingresos.

Pero los colombianos más pobres no son los únicos afectados por la cuarentena, también la clase media vulnerable, media y alta, que reclaman medidas de protección.

Hace apenas dos semanas, Reino Unido, daba prioridad a la economía, hasta que apareció ese temerario enemigo común con fuerza arrolladora. El Príncipe Carlos, aislado después de dar positivo del virus, inauguró, por video conferencia, un gigantesco centro dotado con cuatro mil camas, para tratar los casos más severos de COVID-19.

El sitio ubicado en el área que los alemanes destrozaron en la Segunda Guerra Mundial, y dónde celebraron la cumbre del G-20, en plena crisis financiera del 2008, se transformó en tan solo 48 horas, en un hospital llamado NHS Nightingale, en homenaje a una enfermera de la guerra de Crimea, la legendaria Florence.

Albrecht Ritschl, historiador económico y profesor del London School of Economics, dijo en una entrevista esta semana, que el panorama de la crisis económica es sombrío y está en primera fase, el pronóstico depende de la duración de la cuarentena. Indicó que las características se ven de lejos: Disminución de la demanda, colapso de la producción, desempleo masivo, crisis financiera y lo que sigue, según Ritschl, una gran crisis de deuda pública nacional.

Indicó que la fuerza impulsora de la recuperación de una crisis es la deuda pública, pero depende de cómo la tenía cada país, antes de producirse la crisis, los más endeudados, tendrán que hacer frente a una escalada de deuda pública. Como quien dice, con la baja calificación de la Fitch Rating, que pasó de estable a negativa, por el Coronavirus y la caída del petróleo, la recuperación del país, será lenta y difícil.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad