sábado 12 de enero de 2019 - 12:00 AM

Simone de Beauvoir

Image
Columna de
Diva Criado

Mucho se ha dicho de esta filósofa y escritora francesa convertida en figura fundamental del feminismo. Si viviera, habría cumplido 111 años. Su estilo directo y autoritario, expresado con tal perplejidad, parecía arrogante. Después de Virginia Wolf, es la autora más leída y comentada en cursos de estudios de feminismo en todo el mundo.

Paradójicamente (cosas de las épocas) siempre se la ha definido e identificado con Jean-Paul Sartre, en el marco de su relación con él y no por sí misma; como en aquel episodio de su vida, en el que ambos confesaron abiertamente practicar la poligamia.

La Autora de ‘El Segundo Sexo’, uno de los mejores ensayos de la literatura contemporánea de mediados del siglo XX, representó la implementación de las bases del feminismo. Ignorada por mucho tiempo, la obra más leída de Beauvoir fue incluida en el índice de libros prohibidos del Vaticano.

La clave de la ideología feminista plantea pensamientos reflexivos en torno a la dignidad y realización de la mujer, hasta ahora moldeada por la sociedad. Un paradigma en temas como el aborto, la libertad, la sexualidad y los roles preconcebidos para hombres y mujeres en la sociedad.

Beauvoir, a partir de su propia experiencia, indaga sobre la condición de las mujeres en las sociedades occidentales, explicando que lo “femenino” se construyó cercano a la mística de la naturaleza, lo que hizo que las conquistas del hombre fueran por mérito propio, mientras que las de las mujeres no.

Pero los libros deben contextualizarse en el momento histórico. Escrito entre 1948 y 1949, durante la postguerra de la Segunda Guerra Mundial y en una Francia entre las penurias, la pobreza, las luchas obreras y miles de mujeres viudas, que de repente tuvieron que encargarse de tareas de hombres. ¿Oportunismo histórico?, o ¿conquista femenina?.. Decía, “No se nace mujer, se llega a serlo”, para explicar la construcción cultural de contextos sociopolíticos y económicos.

Una frase célebre la identifica: “no olvidéis jamás que bastará una crisis política, económica o religiosa, para que los derechos de las mujeres vuelvan a ser cuestionados. Esos derechos nunca se dan por adquiridos. Debéis permanecer vigilantes durante toda vuestra vida”.

Sesenta años después, las palabras de Simone podrían haberse escrito ayer mismo. Sus textos siguen siendo reveladores.!

¡Ahí les dejo!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad