sábado 11 de enero de 2020 - 12:00 AM

Un café al amanecer

Numa en su narrativa comienza un viaje a través del cual teje una red de destinos conectados con un conjunto de personajes que protagonizan esta aventura
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Diva Criado

Nombre que el autor ocañero, Farik Numa, dio a la novela galardonada con el primer premio en la Convocatoria del Primer Libro de Creación Literaria, otorgado por la Universidad Industrial de Santander (UIS). En ella, el escritor reinventa la novela histórica entre ficción y realidad, con personajes legendarios que conducen al lector a intuir la vida cotidiana de un pueblo imaginario llamado Marsalia

Con esta fusión de ficción histórica, picaresca y realismo mágico, que se lee como un entretenido libro épico de aventuras, Farik Numa sitúa la novela en la Colombia profunda de los años cincuenta, dejando entrever que su enfoque de la violencia puede ser vista con diferentes matices, incomparable con otras ya escritas sobre el mismo tema, en otros contextos, por otros autores, entre ellos Álvarez Gardeazabal, en “Cóndores no entierran todos los días”.

Marsalia, municipio independiente y por épocas rebelde, con buen clima y buenas tierras para el ganado, donde se produce y consume ese café mañanero que me hace recordar a Antonio Martí Monterde, en su libro ‘Poética del café’, cuando describe cómo el café irrumpe en la cotidianidad de los lugareños

Así que, Marsalia, además de estar situado estratégicamente, es habitado en su mayoría por liberales, en una época en la que Colombia atraviesa la confrontación liberal-conservadora, más intensa de su historia contemporánea, debido a la reciente muerte del caudillo liberal, Jorge Eliécer Gaitán y, a que, el presidente Ospina Pérez, decidiera cerrar el Congreso, las Asambleas Departamentales y decretara el estado de sitio. Un cúmulo de circunstancias y conflictos que rodeaban al país

La novela me transportó a la Ocaña de mi infancia. Historias contadas por familiares y amigos, sobre los chulavitas (conservadores), que llegaban a los pueblos a “matar liberales”, por cachiporros, ateos y comunistas, circunstancias convulsas de un período que por poco alcanzan a mi padre, como objeto de sus persecuciones

Así pues, Numa en su narrativa comienza un viaje a través del cual teje una red de destinos conectados con un conjunto de personajes que protagonizan esta aventura, que hacen de esta novela una fantasía rica en acontecimientos, donde el autor devela hechos notables indicadores de que la violencia de hace casi un siglo sigue latente. ¡Interesante novela, enhorabuena!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad