lunes 27 de enero de 2020 - 12:00 AM

Apocalipsis aplazado

La última epidemia en el mundo que se llevó a 50 millones de personas fue la “gripa española” en 1918, finalizando la guerra
Escuchar este artículo

Las novelas de ficción plantean el apocalipsis y ahora con la aparición del coronavirus, ese misterioso virus detectado en la ciudad de Wuhan, en la China, se demuestra que “El fin del mundo puede estar escondido en una partícula sub-microscópica”. Los virus podrían aniquilar a la especie humana. Nadie sabe lo que ocurre en ese lejano mundo tan lleno de misterios. La enfermedad al principio no tiene nombre, es “innombrable”. Mientras se ponen de acuerdo comienzan los muertos que aumentan rápidamente.

Las pestes son una amenaza para la humanidad. Las pandemias que causan estas diminutas partículas que mutan a “una velocidad inusitada” y sobre las cuales todavía se “discute si son seres vivos o solo estructuras moleculares transmisoras de información biológica”.

La última epidemia en el mundo que se llevó a 50 millones de personas fue la “gripa española” en 1918, finalizando la guerra. La gripa española mató más que la guerra y eso es mucho decir. Española porque su embrión estuvo en España. Desde esa época la ciencia ha estado atenta a nuevos brotes y a nuevas amenazas en el mundo como el Ébola, la fiebre amarilla, el dengue, el zika, el chikungunya. Ellos ya se quedaron con nosotros y a veces se reactivan. Para que estas enfermedades no logren expandirse y volverse pandemias, la ciencia debe permanecer atenta. El Ébola no ha desaparecido, pero tampoco se ha expandido como una peste gracias a la rápida reacción científica.

Esta partículas, de las que han caracterizado alrededor de 3000, aparecen en el escenario humano cada tanto. Las amenazas no son solo las cardiopatías, el cáncer, la diabetes, sino también estos virus, que muchas veces salen de los mismos laboratorios.

El Coronavirus “irrumpió inesperadamente el 12 de diciembre” cuando las personas empezaron a llegar a los hospitales de Wuhan con una extraña neumonía. La cifra sigue subiendo con este virus “integrante de la familia SARS (síndrome respiratorio agudo)”.

A diferencia de las novelas de ficción donde la humanidad es aniquilada por una epidemia, los “sistemas sanitarios del mundo siguen en alerta y con protocolos evitando su letal expansión” y la llegada del Apocalipsis.

Nota: Ojalá el Plan de Desarrollo de Bucaramanga lo construyamos nosotros mismos y no antioqueños nuevamente.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad