lunes 28 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Cultura en tiempos de crisis

El Gobierno debe activar la cultura ya. Es función de los entes gubernamentales no solo proteger a los bancos
Escuchar este artículo

Hay que velar por la cultura, tan necesaria en estos tiempos de crisis, de soledad, de angustia, de desesperanza. Es imprescindible que la cultura se mantenga viva y llegue a todos los rincones de la sociedad y de la ciudad como el bien esencial que es.

¿Quién se pregunta por el destino de tantos pintores, músicos, teatreros, cines, galerías de arte, librerías? Todos han tenido pérdidas severas. Los bailarines están perdidos, los músicos dando serenatas en las calles. Todos han sufrido de alguna manera. Por eso uno se pregunta cómo está respondiendo el gobierno local y departamental. ¿Cómo están buscando soluciones? ¿Dónde están los políticos de Santander? La valoran en los discursos de mentiras para la tribuna, como hizo Duque cuando habló del medio ambiente, la protección de los páramos, la paz, y la democracia en la ONU, pero ninguno pone la cultura dentro del presupuesto. Siempre en el último lugar, el “mono de la pila” . La cultura es necesaria para la buena salud de una sociedad pero eso no lo entienden los dirigentes.

El Gobierno debe activar la cultura ya. Es función de los entes gubernamentales no solo proteger a los bancos. El departamento y el municipio deberían, en la pobreza que dicen estar, hacer un plan de choque porque esto se alargó y los riesgos siguen. El hueco crece. Se trata de activar un plan que permita que el sector cultural sobreviva y al mismo tiempo ayude a combatir la incertidumbre y desasosiego de la población. Ya lo dijo Malraux, la “cultura convierte a una sociedad en algo más que un simple rebaño de ovejas”. Por eso mismo era que Goebbls decía: “Escucho la palabra cultura y saco la pistola”. La cultura y el arte deben salvarnos, incluso a costa de nuestro propio gobierno.

Nota: El concejal Carlos Barajas, del Partido Verde, que no conozco, atacó al exalcalde Hernández, está en todo su derecho si tiene pruebas. En un ‘tweet’ habla de “coima notariada de Vitalogic, irregularidades en Isabu, cositas oscuras con escuelas sociodeportivas y ahora burro y caballo en platos de los niños”. Después publica una carta diciendo: “Contra usted no tengo nada, incluso voté por su propuesta de ciudad en cabeza del ingeniero Juan Carlos Cárdenas”. ¿Al fin qué, el tweet o la carta arrodillada”. ¿Coherente el señor?

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad