lunes 29 de junio de 2020 - 12:00 AM

El ejército

El ejército no debe (no digo que todos lo estén haciendo) convertirse en una banda de delincuentes. Mejor no tener fuerzas armadas si carecen de honor y respeto por sus ciudadanos por más miserables que parezcan.
Escuchar este artículo

Emil Ludwig, cuenta que cuando Napoleón supo que unos oficiales del ejército francés, se habían emborrachado y habían golpeado en Prusia a unos ciudadanos dijo: “Un ejército no debe deshonrar el uniforme... Acabo un ejército así...”

Lo dice Napoleón que sabía de ejércitos y de la condición humana. Lo sabía y lo saben los demócratas, “el militar, es un ciudadano de uniforme” y no puede convertirse, aprovechando el poder que le dan las armas, en una banda de forajidos y de violadores. Alejandro Magno, castigaba con la muerte el saqueo y las violaciones y él también sabia de ejércitos. Y no digo que el alma del ejército esté podrida, pero sí mucha de su estructura está carcomida por la corrupción y la violencia. Por negocios sucios.

Tengo y he tenido familia con cierta tradición de militares, de religiosos, de familia conservadora y fue perseguida por ello. Tiempos superados. Esos tiempos de violencia pasaron, no los vio nuestra generación. Vivimos otros actos más atroces.

No se acusa a todas las fuerzas armadas, se acusa a esos oficiales, que no tienen la condición moral para serlo. Es una vocación y un servicio. No se debe convertir el ejército ni la policía en una banda de delincuentes. La sociedad debe dejar de tenerle miedo a los militares que no deben golpear y maltratar a los pobres y abandonados. No hay excusa ni razón. Menos asesinar.

Hay códigos de comportamiento y deberes de los militares y debe ser, proteger la vida, honra y bienes del ciudadano. “Acatar, respetar y promover el cumplimiento de los principios, valores y virtudes consagradas en la Constitución...”. Como servidores públicos tienen obligaciones y deben acatar la ley. El ejército no debe (no digo que todos lo estén haciendo) convertirse en una banda de delincuentes. Mejor no tener fuerzas armadas si carecen de honor y respeto por sus ciudadanos por más miserables que parezcan. Razón tenía Napoleón.

Aquí, en Colombia, el ejército y la policía se están saliendo de madre como se salió la justicia que funciona como una banda (no toda), pero los que trabajan honestamente están callados. Aquí roban muchos empleados públicos (no todos), pero los que no roban siguen callados. Así está Colombia, callada, humillada y ofendida.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad