lunes 17 de junio de 2019 - 12:00 AM

¿Estamos en el apocalipsis?

Los plazos son cortos para esas plantas y animales que nos acompañan y han hecho mejor nuestras vidas

No es el anunciado apocalipsis, ni es uno de sus temibles jinetes, pero es algo parecido lo que anuncian los científicos: la destrucción masiva de la naturaleza por cuenta del hombre. Pescan más plástico que peces los pescadores de Filipinas. La salud del planeta preocupa porque llegan alarmas que anuncian lo peor. La Plataforma Intergubernamental Científico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de Ecosistemas ha publicado un estudio que trae datos abrumadores. De los ocho millones de especies conocidas, un millón está amenazado. El filósofo y ocultista inglés, Robert Fludd, decía que por cada planta hay una estrella en el universo. ¿Seremos capaces destruir ese universo por nuestra codicia? Los plazos son cortos para esas plantas y animales que nos acompañan y han hecho mejor nuestras vidas. Las 15.000 fuentes científicas consultadas y 145 expertos de 50 países lo confirman. Y también lo confirman Harari cuando dice que somos la especie más asesina, y Macron, el presidente de Francia: “Estamos erosionando los cimientos de nuestras economías, medios de vida, seguridad alimentaria, salud y calidad de vida en todo el mundo. Habrá guerras”. Pero el Centro Nacional de Melbourne es más catastrófico aún. Ellos hablan del “colapso de la humanidad” para el 2050. Los científicos que firman el estudio sostienen que “la crisis climática será irreversible a mediados del siglo” y entonces, el caos será absoluto y nuestra especie puede desaparecer. Ya no seremos sino polvo. Si no cambiamos el modelo de negocio de las industrias y el modelo social nuestra hermosa tierra “sufrirá un aumento de tres grados de calentamiento global”, y así vendrá la destrucción masiva de ecosistemas. Dos mil millones de personas, según el estudio, padecerán escasez de agua, mientras que mil millones de personas se verían obligados a reubicarse. Claro, nadie creía a los profetas cuando anunciaban desgracias, pero las alarmas están disparadas ahora. El “poema de Tagore, que cita Pilar Rahola, decía que, a pesar de ser insultada, la tierra siempre nos responde con flores”. ¿Será?

Nota: La falta de control del alcalde en su momento, y la improvisación de los que propusieron la terna para el reemplazo tiene a Bucaramanga llena de confusión. Ahora nos podemos preguntar: ¿Quién es el responsable?

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad